Bajío

Guanajuato, con déficit de 70,000 viviendas de interés social

La falta de esquemas de financiamiento, uno de los factores que ha impedido cubrir la demanda del segmento, de acuerdo con el delegado estatal de Sedatu, Javier Contreras.
Lucero Almanza
27 agosto 2017 18:54 Última actualización 28 agosto 2017 5:25
Etiquetas
Delegado Sedatu en Guanajuato

Javier Contreras Ramírez, delegado de la Sedatu en Guanajuato. [Lucero Almanza]

LEÓN, Gto.- Guanajuato registra un déficit de vivienda social de 70 mil unidades, indicó el delegado estatal de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu), Javier Contreras Ramírez.

Lo anterior, dijo, debido a que no había esquemas de financiamiento suficientes para quienes deseaban acceder a este tipo de unidades, además de que existe una población importante en la entidad fuera del régimen fiscal, lo que les impide obtener una vivienda.

“Hemos estado haciendo estudios y nos damos cuenta que realmente hay un gran déficit de vivienda, y se debe a dos factores en los cuales estamos tratando de tener mucha atención: el primero de ellos es que no teníamos el (esquema de) crédito necesario para que la gente pudiera cotizar y acceder a los créditos que el Infonavit, el Fovissste pudieran darles”, expuso en entrevista.

“Entonces, nos dimos cuenta que tenemos un déficit de más de 70 mil viviendas, de personas de escasos recursos, con salarios mínimos”, advirtió.

Adicionalmente, Guanajuato reporta un total de siete mil viviendas abandonadas, sobre todo en la periferia de las zonas urbanas de prácticamente todos los municipios en el estado.

A partir de las evaluaciones que se han realizado, como parte de la elaboración del Código Territorial, se determinó que los desarrolladores de vivienda construyeron las unidades lejos de las zonas urbanas.
Confió que con la reforma que se dio en el sector, se podrán atender estas situaciones.

Por un lado, dar la oportunidad a las personas no asalariadas de tener acceso a una vivienda, lograr que todas estas personas tengan un crédito. Y, por otro,  ayudar a los desarrolladores a que tengan un subsidio, para que construyan más unidades, pero bajo un estudio eficiente sobre la ubicación de las zonas habitacionales, cercanas a los centros urbanos y con una mejor conectividad.