Bajío
franquicias

Franquicias, víctimas de la discriminación fiscal

Las marcas franquiciantes demandan que se elimine su exclusión del RIF, y que su tributación vaya acorde a sus ingresos. Al momento se han presentado más de 100 amparos en contra de la reforma fiscal.
franquicia

El 70 por ciento de las franquicias del país tributaban a través del Régimen de Pequeño Contribuyente. (Foto: Bloomberg)

QUERÉTARO, Qro.— El sector franquicias denunció ser víctima de discriminación a raíz de la implementación de la reforma fiscal, la cual ha excluido del Régimen de Incorporación Fiscal (RIF) a las marcas franquiciantes y a sus inversionistas sin importar que estos reporten ingresos menores a los dos millones de pesos al año.

En las especificaciones del RIF se indica que no pueden tributar en este régimen “las personas físicas que obtengan ingresos por concepto de espectáculos públicos y franquiciatarios”, ante lo que ya se han interpuesto alrededor de 100 amparos, porque el sector exige que su tributación vaya acorde con sus ingresos.

Al respecto, el presidente de la Asociación Mexicana de Franquicias (AMF), José Luis Navarro, indicó que continúan buscando que se modifique esta excepción, ya que resulta inconstitucional y discriminatoria para el sector.


“Se perdió el principio de equidad constitucional; se van a ver cada vez más franquiciatarios presentando amparos ante la autoridad por no haber mantenido una reforma fiscal equitativa y equilibrada para una industria en la que la mayoría de los franquiciatarios facturan menos de dos millones de pesos.”

Agregó que aunque llevan más de un año en pláticas con la autoridad, no se ve a futuro una resolución favorable, a pesar de que adicionalmente ya existe una resolución por parte de la Procuraduría de la Defensa del Contribuyente (Prodecon).

“Ya existe una resolución por parte de la Prodecon donde claramente dice que es inconstitucional la reforma, hemos estado en diálogos, hemos tratado de entender cómo nos pondremos de acuerdo, y dónde vamos a acabar es en los tribunales donde redimiremos esta diferencia”, aseguró.

Para Eduardo Mussali, vicepresidente de la AMF, cuando se aprobaron las modificaciones fiscales, no se analizó el impacto que tendrían en las franquicias, ya que alrededor del 70 por ciento de éstas tributaban en el Régimen de Pequeño Contribuyente (Repecos).

“Cuando dijeron eres franquicia, vas al régimen general, lo único que hicieron fue poner en desventaja a quienes invierten en una franquicia. Como Asociación Mexicana de Franquicias seguiremos pujando por lograr que esto se revierta, ya que lo que están haciendo es atentar contra la economía nacional”, dijo.

Inicialmente se hablaba de un error de términos, al hablar franquiciatarios y no franquiciantes; sin embargo, Mussali recalcó que lo que se busca es que se elimine por completo esta excepción, ya que sin importar si se es franquicia o negocio independiente, se deben tener condiciones de igualdad.

Agregó que antes no existía ninguna diferencia entre comprar una franquicia o abrir un negocio de manera empírica, más que el hecho que el primero es un negocio probado, pero ahora con la franquicia el inversionista tendrá que tributar bajo el régimen federal, mientras que emprendiendo en solitario puede acceder a beneficios fiscales.

“Con una franquicia se le puede enseñar a alguien el camino al éxito de manera más fácil, es a favor de la economía nacional. Esa persona que abrió el negocio de manera empírica, tal vez al segundo año va a cerrar y no pagó ningún impuesto; en cambio está comprobado que el 90 por ciento de los puntos de venta franquiciados sobrepasan los cinco años de vida”, afirmó.

“Las franquicias se seguirán abriendo, en un régimen o en el otro, pero lo que se busca es equidad e igualdad de derechos en todos los términos en la competencia”, concluyó.

Pese a esta situación, el sector mantiene sus expectativas de crecimiento a doble dígito, proyectando que sea de 10 por ciento en este año.

En riesgo

Actualmente existen franquicias que están tributando en el Régimen de Incorporación Fiscal (RIF) debido a que el Servicio de Administración Tributaria (SAT) envió invitaciones a las empresas que estaban dentro del Régimen de Pequeño Contribuyente (Repecos) para que se convirtieran al RIF; sin embargo, esta medida se contrapone con la excepción marcada en la reforma fiscal.

De acuerdo con el director de la consultoría en franquicias Aranday & Asociados, César Aranday Martínez, esta situación representa un riesgo para las marcas, debido que podrían ser “descubiertas” por las autoridades fiscales, con la posibilidad de que se les aplique una sanción.

“En el tema de la reforma fiscal muchas de las franquicias tributaban como Repecos, y cuando desaparece, por ley no pueden incorporarse al famoso RIF, lo que les afectó enormemente porque de estar pagando cuotas fijas, ahora están pagando como una empresa grande, y la carga fiscal se les fue por lo menos al doble”, indicó.

Agregó que las afectaciones al sector con la reforma fiscal no se reducen a la mera excepción en el RIF, sino también a que son sujetas a otro tipo de impuestos, como el Impuesto Especial Sobre Producción y Servicios (IEPS), que ha impactado principalmente en el rubro de bebidas y alimentos.