Bajío
ESPECIAL

Franquicias Elite, de inversión ‘rentable’ a pesadilla

En la Fiscalía General del Estado de Querétaro hay al menos cuatro denuncias contra la empresa, que de acuerdo con la Asociación Mexicana de Franquicias, no está legalmente facultada para franquiciar.
Alan Contreras
02 octubre 2017 5:12 Última actualización 02 octubre 2017 5:45
contrato franquicias elite

Contrato de franquicias de Elite Corporation. [Alan Contreras]

QUERÉTARO, Qro.- Elite Corporation prometía una inversión rentable y segura. Según el contrato, a cambio de 125 mil pesos, que se aplicarían en una franquicia inmobiliaria, los inversionistas recibirían cuatro mil 750 pesos mensuales durante cuatro años. Esto es, la inversión sería casi duplicada en ese lapso, pues al final obtendrían 228 mil pesos en total. Un rendimiento de 82 por ciento.

Sin embargo, todo acabó en un quebranto económico. En la Fiscalía General del Estado de Querétaro hay al menos cuatro denuncias contra la empresa. Es el caso de María Lucila Flores Cabrera y Teresa Ruiz Corzo, quienes invirtieron cada una 125 mil pesos y hasta ahora no han obtenido rendimiento de su inversión.

José Bañuelos González, asesor financiero de ambas, consideró que Elite Corporation “engancha” a las personas que de “buena fe” entregan su dinero esperando ganancias.

Flores Cabrera indicó que durante ocho meses recibió una cantidad mensual de cuatro mil 750 pesos y a partir de enero de este año no ha recibido nada. En esa fecha, le informaron que debería trasladar su inversión a otro proyecto de franquicia enfocado al lavado de automóviles.


Ella solicitó la devolución de su capital y la compañía le respondió que le regresaría la diferencia con respecto a lo que se le había entregado mes con mes, como parte del capital invertido, lo cual iba en contra de lo pactado en el contrato, ya que las mensualidades serían parte del rendimiento y no del capital, pues éste se le entregaría íntegro a tres años. No obstante, aceptó retirarse y no recibió nada.

Por su parte Teresa Ruiz firmó contrato en enero y a la fecha no ha recibido un solo centavo.

A ambas, al renunciar al negocio, Elite Corporation les dio la opción de firmar un documento de compromiso finiquito para entregarles su inversión en un periodo de tres años y en parcialidades. Y ambas se negaron a firmarlo.

Sin embargo, Elite Corporation, después de dos mudanzas, cerró sus instalaciones en Querétaro, por lo que las afectadas sólo pueden tener contacto con la empresa vía el call center que se ubica en Puebla.

Ambas interpusieron sus denuncias ante la Fiscalía General del Estado, que después de varios meses no les ha ofrecido resultados concretos.

El Financiero Bajío obtuvo el mismo testimonio de dos afectados más, a quienes también les dejaron de pagar mensualmente y les ofrecieron un cambio de franquicia, llamada Levo de autolavado de automóviles. Pese a aceptar las nuevas condiciones, nunca se concretaron, por lo que se mantiene el daño económico hasta la fecha.

La Red Mexicana de Franquicias de Puebla ha asesorado a otros afectados en esa entidad, así como en Jalisco y su presidente, Francisco Lobato Galindo, refirió que también asesoran a otras personas en Querétaro.

La Red conoce de casos en León, Guanajuato, donde la empresa también desmanteló sus oficinas. En el Bajío también se registran casos en Aguascalientes y en Celaya. Otros se presentaron en Durango, Hidalgo, Yucatán, Nuevo León, Michoacán, Morelos, Coahuila y el Estado de México.

AMF SE DESMARCA

La Asociación Mexicana de Franquicias (AMF) informó que la empresa Internacional de Franquicias Elite ha recibido innumerables quejas y demandas en diversos estados de la República, que no pertenece a su organización y nunca ha tenido contacto con ninguno de sus directivos, pero saben por información pública que la encabeza Alejandro Escalona Castañeda, apodado “El Hombre del Millón”.

La AMF realizó una evaluación del modelo de negocio propiedad de la Sociedad Corporativa Internacional de Franquicias Elite, y observó que “no está legalmente facultada para poder franquiciar, comercializar u ofertar conceptos que pudieran ser denominados como franquicias”, pues no se encontró registro de marca alguna ante el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI).

“Les sugerimos que recurran a las autoridades administrativas y jurídicas correspondientes, a fin de denunciar cualquier fraude o práctica comercial desleal por parte de esta franquicia”, indicó.

Mencionó que las marcas que forman parte de la AMF pasan por un riguroso proceso de afiliación, en el cual investigan todos sus antecedentes tanto administrativos, jurídicos y de reputación comercial, procurando en todo momento, que las franquicias afiliadas contribuyan al prestigio de la asociación y al crecimiento económico de México.

Elite Corporation, añadió, no cuenta con un registro oficial como franquicia, razón por la cual le fue negada su participación en eventos oficiales que desarrolla la asociación.

SIN CASTIGO

Sobre este asunto, el fiscal general del Estado de Querétaro, Alejandro Echeverría Cornejo, explicó que una investigación conjunta entre estados es complicada, toda vez que empresas como Internacional Franquicias Elite pueden tener diferentes razones sociales en cada uno de los estados en los que opera.

“El problema es que aquí se llama Franquicias Elite y en otros estados le cambian la nomenclatura o razón social e incluso el nombre, pero casi siempre resulta ser la misma persona y el modus operandi es exactamente igual, pero es difícil hacer alguna comparación”, explicó.

Teresa Ruiz Corzo, una de las afectadas, lamentó que la Fiscalía hasta ahora únicamente les refiere que la empresa tiene sus cuentas en blanco y que no hay forma de identificar a posibles responsables porque no registran las propiedades a su nombre. “Como todo en México, impunidad total”, lamentó.

LA GRAN ESTAFA

La estafa no sólo se ha dado en México, sino en países como Perú y Ecuador. En Uruguay ya fue boletinada por el gobierno para que no ofrezca sus servicios, luego de que le detectaron irregularidades.
Elite Corporation incursionó en el 2016 en el estado de Querétaro ofreciendo sus servicios y extendió su presencia en la región algunos meses después.

De acuerdo con los afectados la forma de operar es la misma: arriba a una ciudad, cumple durante un tiempo con los pagos acordados con quienes adquirieron la franquicia para generar confianza y dejar la impresión de cumplir los acuerdos. Esto les permite atraer más interesados, y después de contar con varios inversionistas se retiran a otra ciudad para iniciar un nuevo ciclo.