Bajío
franquicias

Franquicia Churrellenos instalará un centro de distribución en Querétaro

La marca también prevé abrir 35 puntos de venta en la región durante este año. Después de 5 años en el mercado, ya cuenta con 13 unidades en el país.
Sirse Rosas
11 mayo 2015 12:34 Última actualización 11 mayo 2015 12:35
Churrellenos

El monto de inversión para un punto de venta de Churrellenos es de 300 mil pesos. (Foto: Facebook/Churrellenos)

QUERÉTARO, Qro.— A un año de haber incursionado en el mercado como franquicia, Churrellenos busca abrirse paso en el Bajío, y una primera medida para iniciar con su expansión en la región es instalar un centro de distribución en Querétaro.

Iván Horta Morales, director general de la marca, indicó que en su plan de crecimiento para este año buscarán llegar a tres plazas: Mérida, Bajío y Sinaloa, y para el cierre del 2015 se tendrían los primeros acercamientos con Monterrey y Guadalajara.

El centro de distribución piloto se instaló en Morelia, y una vez que han perfeccionado el modelo, lo ofrecerán como franquicia.“En el caso del Bajío, el centro de distribución estaría en Querétaro. Además este año prevemos abrir 35 puntos de venta en la región”, detalló.


El directivo señaló que el interés de la empresa por instalarse en el Bajío se centra en el número de pueblos mágicos que se concentran en esta zona del país, ya que la dinámica de consumo de estas demarcaciones garantiza la venta del producto.

“Con la vocación turística de los pueblos mágicos, los productos pueden costar más, es decir, si los churros tienen una utilidad de entre 150 y 200 por ciento y en bebidas de hasta un 500 por ciento, en pueblos mágicos podría incrementarse hasta 200 puntos más”, dijo.

Además de los planes de expansión, la marca lanzará este año un nuevo producto en sinergia con otra franquicia—Tuti Fruti—, el cual consistirá en un churro relleno de helado suave a base de yogurt.

Aseguró que hoy el churro es un producto con un área de oportunidad importante, ya que no tiene una relación top of mind; es decir, no existe una marca que tenga ganado el terreno.

“Piensas en un churro y no se viene una marca como tal a la cabeza, por lo que detectamos ese espacio y lo empezamos a atacar. El churro no ha proliferado como marca en México porque es una masa muy difícil y muy volátil, si no se maneja bien la humedad se abre, se endurece o se aguada. Lo que nosotros hacemos es fabricar el churro en una atmósfera controlada, lo congelamos y lo distribuimos, solamente así se puede garantizar la estandarización y calidad del producto”, comentó.

A cinco años de haberse creado el concepto, Churrellenos cuenta con 13 puntos de venta entre islas y locales, además de que distribuyen a 40 cafeterías ubicadas en los estado de Puebla, Michoacán, México y el Distrito Federal.

El monto de inversión para un punto de venta es de 300 mil pesos más IVA, y el retorno de inversión está estimado en 18 meses.