Bajío
opinión

Estrategia de negocios: fusión de identidad y economías de escala

Ricardo Trejo analiza la nueva estrategia de negocio que se da a nivel mundial, sus problemas y ventajas que se han presentado.
Ricardo Trejo Nava
02 noviembre 2017 9:36 Última actualización 02 noviembre 2017 9:36
ME tecnología en los negocios (Especial)

ME tecnología en los negocios (Especial)

En la historia de la humanidad hemos llegando a una etapa en la que la famosa era de la globalización se reconoce de facto; para bien o para mal. En la actualidad se habla con más ahínco de la era de la inteligencia artificial, del big data, de las neurociencias y otras ramas del conocimiento que están revolucionando la manera en como sociedades y empresas se organizan.

En empresas grandes una estrategia que ha sido exitosa es la fusión de identidad de las distintas divisiones de negocio. Ejercicio que concentra, a través de equipos multidisciplinarios, la manera en la que se llevan a cabo estrategias de marketing; se aprovechan tecnologías y se intercambia información valiosa; se comparten colaboradores, conocimiento y mejores prácticas; incluso hasta la marca representa solidez y unidad. En pocas palabras: se alcanzan economías de escala.

Imagine una compañía que opera distintas divisiones de negocios pero que se presenta como una sola firma. A nivel global así como local la muestra es basta. Hablemos por ejemplo de corporación Mitsubishi, conglomerado con presencia en diferentes giros tales como el financiero, infraestructura, químico, entre muchos más. Distintos productos, bienes y clientes pero una sola imagen.

Si bien cada división de negocios puede enfocarse en un objetivo comercial diferente, operar individualmente permite avanzar en la conquista de sus respectivos mercados con acciones y resultados concretos. Sin embargo, formar parte de un agregado, con los beneficios de las economías de escala, se fortalece a la unidad y al conjunto.

Diversos estudiosos de la planeación estratégica han llegado a la conclusión de que sin una acción de fusión de identidad, las empresas serán ineficientes y tendrán un problema serio que a la postre complicara sistémicamente a la estructura global del negocio.

El principal problema es la complejidad operacional. Si las distintas unidades de negocios no pueden coordinarse y compartir actividades comunes como marketing, información, tecnologías, etcétera; no se alcanzan las economías de escala.

Sin una estrategia de este tipo, cada ente del grupo tendrá el incentivo de actuar individualmente, pues no se percibirá un beneficio para sí mismos ante el hecho de sujetarse a la coordinación del conjunto empresarial.

Empresas que no fomentan simultáneamente la identidad única y la de sus respectivas líneas de negocio pierden la oportunidad de fortaleza y conquista de mercado. Por ejemplo, siendo una marca reconocida, el fabricante japonés SONY vendió en 2014 la división de computadoras VAIO. Una de las razones: falta de identidad.

Comúnmente se pensará que el diseño de estas estrategias es para conglomerados industriales; lo ciento es que en el mundo de la pequeña y mediana empresa también es necesaria la diversificación de cartera de los bienes o servicios que se ofrecen. Así, si requiere que su empresa sea exitosa no desaproveche las economías de escala y fomente la identidad única.

*Director General de FORECASTIM S.C. y editor de la revista Triangulo Industrial Bajío. rtrejo@forecastim.mx