Bajío

Estiman menor dinamismo para el Bajío

Mario Correa, economista en jefe de Scotiabank, advierte que la coyuntura económica afectará a la región y el efecto estará a la par de los ajustes en el PIB nacional, de alrededor de 0.6 puntos.
Lucero Almanza
26 enero 2017 8:8 Última actualización 26 enero 2017 8:9
Mario Correa

Mario Correa, economista en jefe de Scotiabank.  [Lucero Almanza]

Las entidades del Bajío no estarán exentas de la coyuntura económica, por lo que para este año se puede considerar un menor dinamismo, advirtió Mario Correa, economista en jefe de Scotiabank.

Mencionó que el efecto estará a la par de los ajustes en el PIB nacional, de alrededor de 0.6 puntos.

El grupo financiero estima un aumento de 1.5 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) a nivel nacional para este año, así como una inflación de 5.53 por ciento.

“Depende de qué es lo que pase, (pero) sería muy inocente pensar que no va a haber ningún impacto, y ese no es el mensaje correcto que hay que dar. Sí estamos enfrentando cambios, y una serie de situaciones a las cuales hay que pensar muy bien cómo reaccionar”, sostuvo Correa.

Entrevistado en el marco del Foro Pronósticos Económicos para Norteamérica, organizado por la Cámara de Comercio de Canadá en México (CanCham), reconoció que la región tiene un crecimiento “espectacular” en el desarrollo productivo.

Lo anterior, dijo, por la consistencia en los últimos años en la política económica que han seguido los gobiernos estatales, a pesar de las diferentes administraciones que ha habido.

“Han tenido estabilidad”, puntualizó el economista. “Las empresas aquí tienen la confianza para invertir e instalar sus proyectos de largo plazo.”

Eso es lo que impulsa la inversión, adicional a los factores de competitividad que por naturaleza tiene la zona.

Respecto al tema automotriz, el especialista de Scotiabank refirió que si bien la industria está actualmente en el “ojo del huracán”, hay otros sectores como el aeroespacial que estarán creciendo en los siguientes años.

Reiteró que se debe esperar a que pase el primer año del nuevo gobierno estadounidense para ver las decisiones que se toman en las empresas, porque mover una planta no es algo fácil, es un proyecto de largo tiempo y de largo alcance.

Para México, agregó que con el tiempo y las medidas que adopte el gobierno Federal, las variables macroeconómicas se estabilizarán.

“El entorno externo que rodea a México cambió radicalmente de un tiempo hacia acá, no sólo el cambio de presidente en EU, también está la política monetaria en Estados Unidos, las condiciones de proteccionismo en todo el mundo –porque todavía están por verse cuáles serán los efectos de la salida de Gran Bretaña de la Unión Europea-“, expuso.

Esta situación actualmente provoca que los mercados financieros estén inquietos y eso afecta de manera directa en las variables en el país.