Bajío

'Sólo de papel', 80% de las certificaciones ISO: especialista

A pesar de contar con su certificado en alguna plataforma ISO, muchas empresas no tienen sistemas que operen realmente consolidados, dijo Pablo Hernández, director de Negocios y Procesos de Mejora, de Alttos Group.
Lucero Almanza
28 julio 2017 9:18 Última actualización 28 julio 2017 10:12
Pablo Hernández, director de Negocios y Procesos de Mejora, de Alttos Group.

Pablo Hernández, director de Negocios y Procesos de Mejora, de Alttos Group.

Más del 80 por ciento de las empresas que están certificadas en alguna plataforma ISO, "sólo tienen un papel colgado", es decir, no cuentan con sistemas que operen realmente consolidados, advirtió Pablo Hernández, director de Negocios y Procesos de Mejora, de Alttos Group.

El impacto que esto tiene en la productividad de las empresas, en la parte de operación y desempeño, puede superar entre 30 a 40 por ciento de la facturación, dijo.

En entrevista, agregó que en el caso de Querétaro, la gran liquidez que tienen las compañías en la entidad, mitiga y no permite ver con claridad, la problemática y los altos gastos de operación que implica el no atender a fondo los temas de calidad.


Hernández consideró que esta situación se debe a una falta de cultura y de visión en el sector local.

"Hoy, en esta parte (de certificación de gestión ambiental y de seguridad), las empresas desafortunadamente se obligan por requerimientos de terceros, no por conciencia, visión y cultura de dirección", expuso.

Por parte de las autoridades de la Secretaria de Economía -encargadas de realizar las verificaciones de calidad-, refirió que deben contar con el equipo de inspección especializado en estos ámbitos, para evitar un efecto adverso para las industrias.

El desarrollo de la industria automotriz en la región del Bajío, ha llevado a que los proveedores locales cumplan con las certificaciones correspondientes, para poder participar en la cadena de valor, principalmente de las empresas tier 01 y tier 02.

En este sentido, de acuerdo con el directivo, el requerimiento en la industria automotriz se ha incrementado, a partir de la nueva estructura de la plataforma ISO 9001 2015, que incluye estos aspectos en la gestión ambiental y gestión de riesgos.

El reto, insistió, es cubrir los requerimientos que estas nuevas estructuras piden a nivel de metodologías, de gestión de liderazgo, y de indicadores por resultados globales en cualquiera de estos temas.

“Por ello es esencial que se avance en generar una mayor conciencia sobre la cultura de alta dirección, en lugar de trabajar únicamente en la parte operativa”, enfatizó.