Bajío
ESPECIAL

Entorno económico, duro revés para acciones antipobreza

Recortes federales obligan a “cambiar el chip” de la política social en Querétaro para reducir la brecha de desigualdad que existe entre la población.
Lucero Almanza
24 enero 2017 8:27 Última actualización 24 enero 2017 9:54
Pobreza. (Cuartoscuro / Archivo)

Pobreza. (Cuartoscuro / Archivo)

En los últimos años, el estado de Querétaro ha reportado una disminución en los índices de pobreza y pobreza extrema, sin embargo, el reto para la entidad se encuentra ahora en reducir la brecha de desigualdad social que existe entre la población, bajo un panorama de menos recursos públicos para el desarrollo de programas de apoyo y una coyuntura de desaceleración económica con una mayor presión financiera a nivel nacional.

En octubre de 2015 inició operaciones la Secretaría de Desarrollo Social de Querétaro (Sedesoq) como la instancia encargada de desarrollar y poner en práctica las estrategias para el combate a la pobreza en la entidad; pero las condiciones económicas nacionales e internacionales han asestado un revés a las expectativas de las autoridades locales, al reducir los recursos para 2017 destinados a la atención de los programas de la nueva dependencia, advierten especialistas.

La clave para atender el rezago social, según las autoridades del gobierno del estado, es establecer programas sociales junto con el apoyo de proyectos productivos entre la población.

De acuerdo con las últimas cifras del Consejo General de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), entre 2012 y 2014, la población en Querétaro en situación de pobreza disminuyó 4.4 por ciento, mientras que aquella en situación de pobreza extrema se redujo 22.8 por ciento.

Sin embargo, la población vulnerable por carencias sociales en el estado aumentó 4.6 por ciento, y la población vulnerable por ingreso se incrementó en 25.7 por ciento, en el periodo.

“Nos hemos dado cuenta que la pobreza va decreciendo, pero a pesar de esto es importante ver que somos un estado con desigualdad”, reconoce Agustín Dorantes Lámbarri, titular de la Sedesoq.

Considera que se deben mejorar las condiciones de vida en los municipios más vulnerables, como por ejemplo en la Sierra de Querétaro, en la zona sur en Amealco y Huimilpan, que son municipios que siguen teniendo un índice de pobreza importante; sin olvidar los cinturones de pobreza que existen en Querétaro capital y El Marqués.

pobreza queretaro web01
pobreza queretaro web02” title=“pobreza queretaro web02” />
</div>
<div id=pobreza queretaro web05” title=“pobreza queretaro web05” />
</div>
<p id=HAY QUE CAMBIAR EL CHIP

El secretario de Desarrollo Social asegura que para abatir la pobreza se debe trabajar en un proyecto integral, en el cual participen las dependencias de gobierno estatal y federal, evitando la duplicidad de esfuerzos. Actualmente la Sedesoq tiene 17 programas de apoyo estatales y en coordinación con la Federación, para atender el tema.
Algunos se incorporan en la iniciativa Hombro con Hombro del gobierno del estado.

El objetivo es que hacia el mediano plazo, luego de una evaluación de programas y la elaboración de un catálogo único –que se encuentran en proceso-, se concreten aproximadamente 34 programas de acción contra la pobreza en el estado.

De esta forma, afirma el funcionario, la secretaría atacará las carencias sociales y abordará el tema del ingreso bajo un mismo frente.

“Nuestra estrategia más importante la estamos consolidando en servicios básicos de la vivienda que son agua, drenaje y luz eléctrica, donde tenemos más de 140 acciones a octubre, junto con las autoridades federales, para garantizar los servicios básicos para tener una vida digna”, expone Dorantes.

“Y por otro lado, estamos apostando al tema del ingreso, en cómo lograr potencializar la economía regional en los municipios más vulnerables.”

Por ejemplo, en el tema de las comunidades indígenas, donde 93 por ciento de éstas se consideran en un alto o muy alto rezago social, se invirtieron alrededor de 60 millones de pesos en 2016 en el impulso de cerca de 285 proyectos productivos, de los cuales 50 por ciento corresponde a recursos estatales y 50 por ciento del gobierno federal.

Además de la conformación de los proyectos, las acciones de las autoridades de Desarrollo Social incluyen un programa de acompañamiento para que éstos tengan un mejor resultado.

Son 15 municipios beneficiados, entre los que destacan Amealco, Tolimán, Ezequiel Montes y otras comunidades de la zona serrana.
También se trabaja junto con la Secretaría de Desarrollo Social federal (Sedesol) en el programa Opciones Productivas, que considera 3.4 millones de pesos en una inversión compartida; y cinco millones de pesos adicionales para potencializar proyectos en la zona serrana, específicamente.

Con esto, enfatiza el secretario, se busca “cambiar el chip de la política social”. “Esa es la instrucción que tenemos, además de que tenemos programas más asistencialistas como el apoyo alimentario para personas de la tercera edad (...) en otros programas como calidad y espacios para la vivienda, etcétera.”

Para evitar duplicidades, añade, se elaborará un catálogo único de programas sociales, así como un padrón único de beneficiarios de la Sedesoq, en donde se identificará a las personas que están recibiendo apoyos tanto por parte del gobierno del estado, como por municipios y la Federación.

Asimismo se generarán mecanismos propios de evaluación para los programas sociales antes de la implementación, durante y después de su puesta en marcha.

“Que haya una contraloría social en todas las acciones de desarrollo social, transparencia en la entrega de apoyos, coordinación de una estrategia estatal, y presupuesto participativo”, expone.
pobreza queretaro web03” title=“pobreza queretaro web03” />
</div>
<div id=pobreza queretaro web04” title=“pobreza queretaro web04” /></div>
<p id=
PASOS ATRÁS

César Augusto Láchira Sáenz, catedrático de la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ) advierte del efecto que tendrá el ajuste presupuestal de 2017 sobre los programas relacionados con el desarrollo social y el combate a la pobreza en el estado.

Menciona que a nivel federal, el gobierno finalmente dio prioridad a otros gastos como el pago de la deuda externa.

“Vemos por ejemplo, que en términos de los rubros que han crecido en el presupuesto federal es el área de economía, los cuales incrementa de una manera bastante fuerte lo que incide para pagar la deuda externa, y por otra parte está el tema de las pensiones”, indica.

“Se redujo salud, se redujo educación, una serie de variables que tienen que ver con el bienestar social; entonces se ven disminuidas las expectativas de vida de la población pobre.”

Pero el impacto no repercutirá únicamente en la población más vulnerable, sino también en la clase media.

El especialista comenta en este sentido, que el cambio de gobierno en Estados Unidos, junto con el aumento de la tasa de interés, también va a afectar a este sector, ya que es el que hace uso de los préstamos bancarios, así como del crédito para el consumo.

“Así que va a haber un incremento de lo que nosotros llamaríamos deudas tóxicas, por lo que mucha de la clase media de la población va a pasar a la clase popular”, considera.

Respecto a las expectativas de la Secretaría de Desarrollo Social, Láchira comenta que la nueva dependencia tiene retos importantes, dado el golpe que se dio al asistencialismo social desde la administración central, en diferentes frentes.

Asegura que se tiene que apoyar la actividad productiva, a partir de un principio de equidad. “Estamos realmente en un problema económico muy fuerte, así que no esperemos mucho de esta nueva secretaría de reciente creación, porque tampoco tienen el recurso, el recorte federal los hace insolventes”, sostiene.

En el presupuesto federal para 2017 se observa un recorte hacia las acciones de corte social por un orden de 91 mil 380 millones de pesos.
Esto representa aproximadamente 38 por ciento del recorte anunciado para el presupuesto de este año. Así, se puede considerar que 4 de cada 10 pesos corresponden a acciones de desarrollo social.

“Pasamos de 157 programas sociales a 84 a nivel federal, y esto sin duda repercute en el estado porque vemos que para la entidad se recortaron mil 600 millones de pesos”, refiere.

Por parte de la Federación, indica, en el ámbito de salud, los recursos se redujeron 10.8 por ciento; en educación, 14.5; y en desarrollo social, 6.8.

En el caso de Querétaro, en rubros de obra pública y programas sociales hay una reducción de 29.6 por ciento para 2017; de estos, por ejemplo, se da una reducción de 42.6 por ciento en los recursos destinados al desarrollo regional, al fondo metropolitano, a transporte, entre otros ámbitos, dijo.