Bajío

En Guanajuato, la octava mejor computadora de Latinoamérica

Ubicada en el Laboratorio de Cómputo de Alto Rendimiento de la Universidad de Guanajuato (UG), la súper computadora se utiliza en proyectos relacionados con biología y farmacéutica.
Francisco Flores Hernández
10 diciembre 2014 11:58 Última actualización 10 diciembre 2014 12:1
computadora de la Universidad de Guanajuato

La computadora de la Universidad de Guanajuato fue bautizada con el nombre de Pípila, en honor a uno de los héroes de la gesta de Independencia mexicana. (Cortesía UG)

GUANAJUATO, Gto.— El Laboratorio de Cómputo de Alto Rendimiento de la Universidad de Guanajuato (UG) alberga la octava mejor computadora de Latinoamérica, con capacidad para realizar 10 billones de operaciones cada segundo.

La evaluación, informó la máxima casa de estudios de la entidad, la hizo LAR Top 50, con sede en la Universidad Nacional de San Luis, Argentina, que se encarga de mantener actualizada la lista de los 50 equipos con mejor desempeño computacional en América Latina, con la finalidad de que la información esté al servicio de la comunidad científica y académica.

El responsable del Laboratorio de Cómputo de Alto Rendimiento, Marco Antonio García Revilla, dijo que esta computadora es identificada con el nombre de Pípila. Puede “realizar 10 billones de operaciones cada segundo, es decir, mil veces más que una computadora de escritorio común; tiene 152 unidades CPU, 26 terabytes para almacenamiento de datos y una memoria RAM de 4.6 terabytes”.



Este equipo fue instalado con apoyo del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología.

Permite desarrollar proyectos de las áreas biológica y farmacéutica.
La computadora fue sometida a una serie de pruebas para analizar su eficiencia, y los resultados fueron analizados por los expertos de LAR Top 50, quienes presentaron los resultados en un congreso.

El “Pípila” ha facilitado la investigación para desarrollar fármacos anticancerígenos, debido a que permite crear modelos computacionales del medicamento.

Antes de contar con este equipo, precisó, no se podía realizar este tipo de investigación en la UG: “había una máquina que daba servicio pero los sistemas que se podían calcular eran más pequeños, y obtener resultados llevaba mucho más tiempo”.

“Tardabas tres semanas en obtener resultados y ahora lo haces en una hora. La diferencia es abrumadora. La investigación se está haciendo mucho más rápido y mucho más eficiente”, aseguró.

Además con este equipo ya existen propuestas para desarrollar proyectos de investigadores de la UG en los campos de ingeniería química y astronomía; y a corto plazo el Laboratorio de Cómputo de Alto Rendimiento también dará servicio a científicos de otras universidades.