Bajío
opinión

Economías del Bajío ¿Cómo vamos? (I) 

De acuerdo con el resultado más reciente Indicador Económico Coincidente de la Actividad Estatal (INEC), el ciclo económico de Guanajuato se ha desacelerado y se encuentra justo en el umbral de incertidumbre. 
Ricardo Trejo Nava*
06 septiembre 2017 16:19 Última actualización 06 septiembre 2017 16:22
industria automotriz

Industria automotriz.

Estamos acercándonos a la recta final de 2017 y el escenario económico presenta aún reservas en su desempeño, ello a pesar de que en el según trimestre del año la economía nacional creció 1.8 por ciento anual, con un sector servicios fuerte pero con una actividad industrial cada vez más débil.

Es justamente en la transformación industrial en la que el Bajío ancló su performance económico reciente. Particularmente hablamos de Guanajuato, Querétaro y San Luis Potosí; economías que en los últimos 14 años crecieron en promedio a una tasa de 4 por ciento anual, superando la media nacional de 2.5 por ciento, esto gracias en parte al buen desempeño de la industria manufacturera.

Como lo mencionamos anteriormente, el escenario económico presenta reservas, mismas que no son ajenas a lo que pasa a nivel local, sobre todo considerando la importancia de la industria manufacturera del Bajío. Dicho esto, en esta entrega nos enfocamos en la coyuntura guanajuatense, entidad que representa la mitad de la economía regional.

El PIB de Guanajuato creció 7 por ciento anual durante el primer trimestre de 2017; sin embargo, el ciclo económico comenzó a ceder a partir del segundo trimestre del año. Se observa que tanto la industria manufacturera como la actividad comercial registraron menor expansión en dicho trimestre.

De acuerdo con la encuesta de la industria manufacturera, la producción de esta rama pasó de un crecimiento promedio de 28 por ciento en el primer trimestre a un incremento de 7 por ciento en el periodo abril-junio. Asimismo, el comercio al por menor tuvo un escenario similar, con un desempeño promedio de 10 y 4.7 por ciento respectivamente.

Por su parte nuestro Indicador Económico Coincidente de la Actividad Estatal (INEC) reportó un valor de 100 puntos en el segundo trimestre de 2017, el menor puntaje de los últimos seis trimestres, en tanto que en los primeros tres meses del año su valor alcanzó las 102.6 unidades.

El valor del INEC está representado por una línea horizontal igual 100, cifra que indica el umbral que separa el momento económico positivo del negativo, de tal forma que si el valor es superior al umbral decimos que el ciclo económico es positivo y viceversa.

Según el resultado más reciente del INEC, el ciclo económico de Guanajuato se ha desacelerado y se encuentra justo en el umbral de incertidumbre. Este resultado obedece a una importante desaceleración en la actividad comercial, así como una tasa de desocupación que comenzó a crecer marginalmente a partir del mes de marzo; ambas variables altamente correlacionadas.

L industria manufacturera de Guanajuato conserva un ciclo económico positivo, tendencia que se ha mantenido desde julio de 2015, aunque en nuestra última evaluación acercándose al umbral de las 100 unidades.

Es importante vigilar de cerca esta actividad, ya que el escenario industrial y de comercio exterior –llámese renegociación del TLCAN- presenta pronósticos de reserva.

*Director General de Forecastim SC. y editor de la revista Triángulo Industrial Bajío.
rtrejo@forecastim.mx