Bajío

Diversidad cultural, reto para las empresas

En Querétaro hay empresas de 18 naciones diferentes, así que el encuentro entre diferentes culturas es algo frecuente en los espacios laborales. Las diferencias, es cierto, pueden fortalecer a un equipo, pero también convertirlo en un verdadero desastre.
Lucero Almanza
29 agosto 2016 0:3 Última actualización 29 agosto 2016 8:25
ccc

mm

Un viernes por la tarde, luego de la labor diaria, un colega de una empresa francesa reunió a su equipo de trabajo para hablar sobre distintos aspectos en los que había fallas y necesitaban corregirse, recuerda Frédéric Bron, CEO de Exel North America. Para un francés ser directo y claro es algo natural, no una cuestión que se deba tomar personal.

El directivo empezó con un discurso fuerte, señalándole al personal que no había orden en algunos procesos... eso era una realidad, la situación era un desastre y había que atenderla. Instantes después, tras las palabras duras, el discurso dio un giro con el fin de animar y apoyar a sus colaboradores a mejorar en el trabajo.

Pero, para sorpresa del empresario, refirió Bron, al lunes siguiente la mitad de la gente no se presentó a laborar.


 Fue el efecto de cómo se dijeron las cosas, consideró el empresario. No es el caso de todas las empresas, evidentemente, ni en todos los niveles laborales; pero cuando se trata de personal extranjero, sí hay una forma diferente de hablar con las personas, exponerles situaciones y problemas, reconoció.

Palabras, expresiones, tonos de voz, por ejemplo, son códigos distintos entre mexicanos y la forma de trabajar de quienes provienen de otros países, aseguraron empresarios y especialistas en asesoría en recursos humanos.

Asimismo, aspectos técnicos y administrativos, como la elaboración de reportes, la organización de juntas corporativas o reuniones de negocio, también son aspectos que requieren un proceso de adaptación, indicaron. La inversión en este tipo de procesos es distinta, de acuerdo con cada empresa y proyecto.

De esta manera, un buen proceso de transculturización laboral puede hacer la diferencia entre el éxito productivo y arrastrar problemas, en algunos casos detalles mínimos, que interfieren con el trabajo diario en una compañía, coincidieron.

DE TODO HAY

Al cierre de 2015, en Querétaro se reportaron inversiones de 18 naciones diferentes, de América del Norte, Latinoamérica, Europa y Asia, de acuerdo con la información de la Secretaría de Economía federal.

En la entidad, hay países presentes desde hace muchos años, como Estados Unidos, España o Alemania; sin embargo, hay que considerar nuevos participantes en la arena estatal como Indonesia, Singapur o Uruguay.

Empresas de Austria, Suiza y Brasil, o la fuerza que están tomando las compañías japonesas y coreanas en el estado, implican un reto cultural al que tienen que hacer frente todos los colaboradores de las corporaciones, mexicanos y extranjeros.

“¿Es difícil?, sí, porque es un intercambio cultural”, afirmó Frédéric Bron, quien también es presidente del capítulo Bajío de la Cámara Franco Mexicana de Comercio e Industria. “Cada vez que dos culturas buscan trabajar juntos es difícil por los códigos, los hábitos son totalmente diferentes, entonces hay que adaptarse”.

Desde su experiencia, mencionó, lo más importante, y lo mejor como extranjero, es adaptarse, dado que actualmente hay una globalización de los negocios y una mayor participación de las empresas en diversos países.

En su caso, expuso, Exel-NA, subsidiaria de Kremlin Rexson y Sames, trabaja con 11 subsidiarias a nivel internacional, de tal forma que por ejemplo, la sede de México tiene que colaborar con representaciones en Estados Unidos, India o Rusia.

De acuerdo con el experto en management intercultural, Olivier Soumah-Mis, un equipo bicultural o multicultural que sabe utilizar y optimizar sus diferencias, será un grupo sumamente eficiente, no obstante que en el caso contrario puede significar “un caos”.

“En las diferencias culturales entre países no hay que buscar quien tiene la razón y quien no, o dónde es mejor y dónde es peor, porque no se trata de ser peor o mejor, simplemente es diferente”, aseguró.

ASPECTOS SOCIALES Y DE ORGANIZACIÓN 

Por su parte, Julien Matalou, gerente Divisional Comercial de ManpowerGroup, dijo que al llegar a un nuevo país, los empresarios llevan a cabo estudios sobre las condiciones culturales, sociales y laborales, de acuerdo con el tipo de operación que van a realizar y de cultura empresarial que quieren desarrollar. En este sentido, las firmas de asesoría en recursos humanos les apoyan en este proceso de instalación y desarrollo de capital humano.

Destacó que en sí es un proceso que se da desde hace muchos años, y en el caso de Querétaro, y en México, hay una buena disposición en términos generales, de los equipos de trabajo a adaptarse a los procesos de las compañías globales.

“No vemos reticencia al cambio. Generalmente y efectivamente, lo que se presenta por lo regular es una exageración de estereotipos”, afirmó.

El primer tema que se atiende, indicó Matalou es el idioma, ya que hay casos en los que los empresarios que llegan a la entidad no hablan español; posteriormente, una vez atendido este aspecto, las firmas pasan por un periodo de adaptación de entre 30 a 60 días para ajustar sus principales procesos e iniciar con sus operaciones.

En este periodo de tiempo, los ajustes se llevan a cabo en procesos como la entrega de reportes, en reuniones y otras cuestiones de administración y organización de los equipos de trabajo, indicó.

En aspectos relacionados con las líneas de producción y temas técnicos, Matalou agregó que por lo regular hay personal especializado que llega de las casas matrices para capacitar y supervisar al personal técnico en periodos de tres a cinco años, en promedio.

Estos colaboradores, son expatriados, personas que por lo regular pasan estas temporadas en las distintas sedes de la firma, desarrollando el talento local que permita generar el nivel global y de estandarización que requieren las empresas, al tiempo de formar los cuadros gerenciales nacionales que se queden al frente de la operación.

Para Bron, aspectos como la seguridad en el trabajo, así como principios sociales y de apoyo a los colaboradores es un área también importante para atender en las compañías.

Parece un largo y sinuoso camino, pero al final de éste, si se tiene la asesoría correcta y se aplican los procesos adecuados, la historia tendrá un final feliz, con un dream team corporativo, lejos de susceptibilidades y resentimientos personales.