Bajío

Despega la primera cola de los Bombardier Global 7000 y 8000 hecha en México

“No entenderías hoy Bombardier si no tuviéramos la planta de Querétaro”: Alfredo Nolasco, director general de Bombardier en México.
Sirse Rosas
10 octubre 2014 14:50 Última actualización 10 octubre 2014 15:6
Alfredo Nolasco

Alfredo Nolasco. Director general de Bombardier en México. (Edgar López)

QUERÉTARO, Qro.- Ayer salió con rumbo a Montreal la primera cola de avión ensamblada en Querétaro para los modelos más recientes de Bombardier, los Global 7000 y 8000, informó el director general de la empresa aeronáutica en México, Alfredo Nolasco.

Dijo que se tiene experiencia en este tipo de piezas porque ya se producen para los 5000 y 6000. 

Es un producto al que se le han invertido billones de dólares para sacarlo adelante, y es una de las historias de éxito en la integración de América del Norte, porque se trata de una aeronave diseñada y ensamblada en Canadá, pero con partes fabricadas en México y Estados Unidos, comentó


“Hay muchas cuestiones que hacen que un avión salga de un hangar; sin embargo, las cuestiones importantes son que todos los aviones Bombardier cuentan con partes mexicanas; por eso México está jugando cada vez un rol más importante en la industria aeroespacial, y Bombardier ha sido pionero en esta materia."

Posterior a su participación en el Aerospace Summit 2014 que tuvo lugar en el Querétaro Centro de Congresos, señaló que cuando se llegue a la fase de la producción industrial de los aviones, se pretende que el paquete de trabajo de las colas de dicho avión y otros modelos se hagan aquí en México.

“La idea es que traigamos eso y hagamos la planta en México cada vez más productiva y competitiva para atraer mayor número de paquetes de proyectos”, dijo.

Asimismo, recordó que en la planta queretana se fabrican también arneses eléctricos. El 97 por ciento de los aviones Bombardier tienen arneses hechos en Querétaro; además se realizan estructuras de los aviones, como las colas, y otras partes como controles de vuelo (alerones), y los sets de puertas de los aviones C Series.

También se trabaja en un programa de materiales compuestos, donde no sólo se arman piezas, sino que se “cocinan”.

Agregó que las metas solicitadas por la casa matriz a México se han cumplido de manera exitosa, y Querétaro se ha convertido en parte fundamental del éxito de Bombardier, sobre todo para poder mantener los costos de producción de manera competitiva.

“No entenderías hoy Bombardier si no tuviéramos la planta de Querétaro, y lo que estamos haciendo es viendo y ajustando los diferentes paquetes de proyectos, y esto es una cuestión cíclica; de repente vamos a tener más proyectos y más paquetes de trabajo, y de repente menos, dependiendo de cómo se mueva la demanda de los aviones, lo que tiene efectos sobre la planta productiva y empleos, pero Bombardier está aquí para quedarse en un muy largo plazo”, aseguró.

La idea, indicó, es que con la planta en Querétaro se continúe posicionando a Bombardier como líder mundiales en la producción de aviones regionales y de negocios.