Bajío
reportaje

Desarrollan en Querétaro aeronave militar con ingeniería mexicana

Altos vuelos. La empresa Oaxaca Aerospace, junto con investigadores de la Universidad Aeronáutica en Querétaro, diseñan el prototipo del Pegasus 2
Alan Contreras
28 noviembre 2016 8:5 Última actualización 28 noviembre 2016 8:8
Pegasus

Pegasus, un avión que ofrece mayor velocidad con un bajo costo de operación. [Especial]

En su primer año de operaciones, la empresa Oaxaca Aerospace pretende fabricar ocho aeronaves del modelo Pegasus 2, que serán utilizadas para vigilancia militar, actividades deportivas o de entrenamiento.

Por lo pronto, junto con investigadores y estudiantes de la Universidad Aeronáutica en Querétaro desarrolla su prototipo.

Rodrigo Fernández, gerente general de Oaxaca Aerospace, dijo que el objetivo es crear un avión con tecnología e ingeniería moderna y mexicana, totalmente diferente a lo que existe, y que sea más ágil, veloz y de bajo costo de operación.

En el segundo año, indicó, el objetivo es duplicar la producción, hasta llegar -en el mediano plazo- a una cifra de dos aviones por mes.
Aunque aún no está definido el precio de la aeronave se estima que podría esta podría tener un valor de tres millones de dólares.

Al final del año estará concluida la parte estructural del Pegasus 2 con el propósito de que esté lista para recibir un motor de Grupo Safran, que saldrá al mercado hasta el 2017.

“Estamos buscando que sea un avión de bajo costo de operación, de adquisición, y que pueda se suplir algunas de las misiones con nuestras aeronaves; si logramos esto, en muchos lados del mundo habrá interés por aeronaves de este tipo”, detalló Fernández

Este proyecto incluye características innovadoras, entre ellas, la inclusión de un ala canard, un sistema de propulsión enductado y una microturbina de reacción.

“Esto nos pone en la agenda internacional de innovación; demostramos que en México no sólo nos dedicamos a maquilar diseños del extranjero, sino que podemos diseñar cosas totalmente novedosas, como generar un avión no convencional” afirmó Fernández.

En lo que va del desarrollo de la aeronave, que ha incluido la fabricación de dos prototipos, Oaxaca Aerospace ha invertido alrededor de 5 millones de dólares y otros 6 millones de pesos provienen de fondos Conacyt.

Hace varios años, Raúl Fernández, presidente Ejecutivo de Oaxaca Aerospace, había tenido en mente diseñar un avión cien por ciento mexicano.

“Mi papá es aficionado a la aviación, no es piloto, es ingeniero, pero trabajó mucho tiempo en Líneas Aéreas Azteca como asesor, por eso de alguna u otra forma ha estado relacionado con las aeronaves”, expresó Rodrigo Fernández.

El objetivo de Oaxaca Aerospace es generar una aeronave con capacidad para dos tripulantes, que puedan cumplir misiones de vigilancia, entrenamiento y observación que normalmente ejecuta el ejército y corporaciones policiacas.

No obstante, la visión de la compañía es que no sólo se comercialice con la Fuerza Aérea y fuerzas policiales de México y países de Latinoamérica, sino también pueda ser adquirida por aficionados a la aviación, pilotos privados y escuelas de entrenamiento, aseguró Rodrigo Fernández.

Trabajo de equipo

Desde hace tres años, un equipo de profesores investigadores y alumnos de la Universidad Aeronáutica en Querétaro (Unaq) participa en el diseño y fabricación del prototipo del Pegasus 2, principalmente con la incorporación de materiales compuestos.

Este proyecto implica el desarrollo complejo de diseño estructural y manufactura, informó el doctor Mario Villalón, encargado del departamento de desarrollo tecnológico de la Unaq.

Incluye características innovadoras, entre ellas, la inclusión de un ala canard, que brinda sustentación porque está en la nariz del avión; un sistema de propulsión enductado con la finalidad de tener mejor potencia a velocidades bajas, una cabina con dos plazas, y una microturbina de reacción que se encenderá durante la misión, por ejemplo, para una evasión táctica o para una acrobacia que se desee realizar.

“Que el director de la empresa diseñe un avión con ala canard y propulsión enductado inmediatamente nos pone en la agenda internacional de innovación; es demostrar que en México no sólo nos dedicamos a maquilar diseños del extranjero, que podemos diseñar cosas totalmente novedosas, como generar un avión no convencional” afirmó.

Mario Villalón detalló que “con la turbina que está integrada es posible que en algún movimiento de evasión breve alcance velocidades mayores”.

Es un avión que está diseñado con alas que tienen un ángulo de ataque para alcanzar velocidades muy altas que el diseño estructural soportará, agregó.

Otra de las bondades del Pegasus 2 es que contará con un sistema que le permitirá realizar elevaciones con rapidez con la finalidad de salir de zonas de conflicto.

Su diseño, que incluye un ala canard la cual permite al avión mantener estabilidad en niveles bajos del suelo, también destaca por el uso de materiales compuestos que le ofrecen ligereza, en comparación con otras aeronaves. Sólo las alas están elaboradas con aluminio.

Por otro lado, los ingenieros de la Unaq han comenzado con los procedimientos para que el avión obtenga las certificaciones de la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC) con la finalidad de que el próximo año se inicien las pruebas de tierra y vuelo.

El departamento de desarrollo tecnológico de la Unaq ejecuta 15 proyectos de innovación en conjunto con la industria aeronáutica y afines. Ha trabajado con empresas como Techops, ITP, Oaxaca Aerospace, así como la Fuerza Aérea Mexicana.

Junto con las empresas, el departamento frecuentemente compite por recursos económicos que destina el Conacyt y la Secretaria de Economía anualmente para proyectos de innovación.

Hasta ahora, este departamento ha participado -en colaboración con las empresas- en 36 proyectos del programa de estímulos a la innovación.
Oaxaca Aerospace, perteneciente al Grupo Fernández, desde su aparición como compañía ha estado trabajando con la Unaq en el desarrollo de aeronaves. El primer proyecto con el que comenzó esta alianza fue el modelo Pegasus I que está actualmente en etapa de pruebas.

La empresa, que tiene su planta en el estado de Oaxaca, realizó el diseño de la aeronave y algunos moldes que se enviaron a la Unaq, donde estudiantes y profesores hacen la maqueta de la aeronave en fibra de vidrio para que la compañía pueda maniobrarla y trabajar con los espacios internos, diseño, asientos, palancas, tableros, ubicación de motor, etcétera.

Después, con esta maqueta se desarrollarán moldes que serán usados para fabricar el fuselaje en fibra de carbono, actividad en la que trabajan estudiantes e ingenieros de la Unaq, detalló Alejandro Gamboa, líder del proyecto de Oaxaca Aerospace.

La empresa realiza el diseño y manufactura de las estructuras que son de aluminio, acero y otros materiales, principalmente las alas y la flecha que conecta el motor con la hélice.

pegasus_500.jpg
El Pegasus
Los Pegasus son aeronaves con capacidad para dos tripulantes, que podrían competir con aviones como el Pilatus y Texan usados por la Fuerza Aérea que, aunque cuentan con amplia capacidad de carga, representan altos costos de operación debido al tamaño de sus motores y componentes.

Oaxaca Aerospace apuesta por el Pegasus 2 en esta competencia con ahorro de combustible de hasta un 50 por ciento, bajo costo de operación y de adquisición, realizando las mismas misiones que las aeronaves mencionadas.

Los modelos mencionados ocupan 60 galones de combustible en una hora, mientras que el Pegasus 2 consumirá 30 galones por hora, además de que alcanzará altas velocidades de 500 kilómetros por hora, aunque los investigadores de la Unaq y Oaxaca Aerospace trabajan para lograr los 600.

Es un avión que está diseñado con alas que tienen un ángulo de ataque para alcanzar velocidades muy altas que el diseño estructural soporta.

Otra de sus bondades es que contará con un sistema que le permitirá realizar elevaciones con rapidez con la finalidad de salir de zonas de conflicto.

El Pegasus 2 cuenta con 9 metros de envergadura y 7 metros de largo, así como un techo de 22 mil pies.

En la primera fase contará con 375 caballos de fuerza, sin embargo, cuando se le instale el motor de Grupo Safran incrementará su potencia.