Bajío

Crece presencia de Dulces Bernal en los anaqueles de comercios de México

Sus productos ya se venden en Soriana, Oxxo, Superama y Walmart; próximamente se comercializarán en los almacenes de Liverpool en todo el país.
Sirse Rosas 
10 octubre 2014 7:12 Última actualización 10 octubre 2014 7:18
Dulces Bernal. Foto Sirse Rosas

Dulces Bernal, preparados para endulzar a todo el país. (Foto: Sirse Rosas)

QUERÉTARO, Qro.- La empresa queretana Dulces Bernal, fundada en 1961, se prepara para su expansión. En los próximos dos años mudará su fábrica a un espacio más grande e incrementará el número de empleados de 70 a 120 con el propósito de incrementar su producción y más adelante iniciar la exportación.

Mientras tanto, consolida lo hecho en el mercado nacional, que le ha permitido tener un crecimiento promedio anual en su producción de 20 por ciento.

Sus productos ya ocupan los anaqueles de Soriana, Oxxo, Superama y Walmart, y próximamente llegarán a las tiendas Liverpool de todo el país, informó Jacob Rodríguez Velázquez, gerente de ventas.


“Ya tenemos las patentes, marca registrada y certificaciones de calidad”, comentó. Actualmente, aparte de la casa matriz, tiene cuatro tiendas, dos en Bernal, una en la capital de Querétaro y otra en Tequisquiapan.

La empresa fabrica garapiñados, cajeta, ates, macarrones, jamoncillos, obleas y glorias, entre otros productos.

Además oferta otros artículos típicos de la región, como licor de manzana, proveniente del municipio de San Joaquín; salsas de Hidalgo, y vinos Azteca y La Redonda.

Dulces Bernal es una empresa 100 por ciento familiar, fundada por Julio Rodríguez Velázquez, quien desde pequeño inició la fabricación de natillas y dulces de leche.

“Mi abuelo empezó a fabricar dulces cuando su padre le regaló un cazo de cobre cuando era niño, y al ser huérfano de madre, su papá lo enviaba con una tía que era monja por las tardes, quien lo cuidaba y le enseñaba a hacer los dulces. Una vez que creció, junto con su esposa, mi abuela 'La Chata', empezaron a hacer dulces, y a venderlos, hasta la actualidad en la que nosotros seguimos con su legado”.

En honor de él, la empresa creó el llamado Museo del Dulce, a un costado de la fábrica de Bernal, en donde a través de cinco salas se puede conocer un poco sobre la historia y características tanto de los dulces, como de la cocina mexicana.

La primera sala está dedicada al pueblo de Bernal, ubicación geográfica, tradiciones, características y vegetación; la segunda a la cocina mexicana, con la representación física de la tradicional cocina de las abuelas, con los trastes de barro colgados en las paredes o del techo.

En la tercera sala se ofrece un recuento sobre la llegada del dulce a México, y la formación de los productos regionales. En la cuarta muestra una colección de dulces tradicionales de toda la República.
La quinta sala está dedicada a Dulces Bernal. Ahí se expone cómo se elaboran los dulces en la fábrica y se cuenta con una cava de dulces para concluir el recorrido.