Bajío

Constructores queretanos ofrecen trabajo a deportados

Actualmente, 300 colegiados se dedican al ramo de la construcción, mismos que participarán en esta bolsa de trabajo que ofrecerá hasta mil empleos.
Alan Contreras
03 marzo 2017 7:39 Última actualización 03 marzo 2017 7:40
Migrantes en Tijuana.

Migrantes en Tijuana.

QUERÉTARO, Qro.— El Colegio de Ingenieros Civiles de Querétaro (CICQ) abrirá una bolsa de trabajo para los migrantes que sean deportados de Estados Unidos, para que trabajen en empleos formales dentro del ramo de la construcción.

Actualmente, 300 colegiados se dedican al ramo de la construcción, mismos que participarán en esta bolsa de trabajo que ofrecerá hasta mil empleos, ya que actualmente existe un déficit de trabajadores queretanos en este ramo, por lo que las empresas han recurrido a traerlos de otros estados del país como Oaxaca.

Los sueldos que ofertarán estarán entre dos mil 500 a tres mil pesos semanales como piso de arranque, para operadores de máquina, peones u oficiales.


El presidente del Colegio, Óscar Hale Palacios, exhortó a los connacionales a no temer a su regreso y se comprometió a que su gremio los capacitará, creará una base datos y les ayudará a conseguir empleos bien remunerados y con formalidad ante el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

Dijo que Querétaro cuenta con las condiciones para ofrecer empleo a los connacionales repatriados en la actividad de la construcción, toda vez que registra una importante dinámica en el ámbito público y privado.

“Les garantizamos que tendrán trabajo. No vean un temor a su regreso. Les aseguramos que si regresan a Querétaro sí van a tener trabajo. Vamos a abrir las puertas del Colegio de Ingenieros para que los migrantes y sus familiares que se dedican a la construcción se acerquen, nos den sus datos y los ubiquemos para conseguirles un empleo”, afirmó.

El empresario aceptó que quien trabaja en EU dentro del ramo de la construcción gana hasta siete veces más de lo que perciben en México, pero sus gastos en Querétaro se verán reducidos ya que el acceso a servicios es más barato que en el país vecino.