Bajío

Claves para la resiliencia empresarial

Las organizaciones deben estar preparadas para el cambio o las interrupciones súbitas y aunque todo empieza en el líder, también se requiere de estandarizar prácticas y mantener la disciplina, dice Eduardo Muñoz, presidente de BSI Group para México y América Latina.
Perla Oropeza
30 noviembre 2017 10:13 Última actualización 30 noviembre 2017 10:33
Eduardo Muñoz, presidente de BSI

Eduardo Muñoz, presidente de BSI para México y América Latina. [Perla Oropeza]

¿Su empresa es resiliente? En el mundo corporativo, la capacidad para hacer frente a una situación adversa es la diferencia entre permanecer o morir.

Lograr la resiliencia organizacional requiere de cuatro “ingredientes”: una sólida gestión de riesgo, trabajo en equipo, optimización de procesos y la adopción de nuevas ideas y tecnologías, dice Eduardo Muñoz, presidente para México y América Latina de BSI Group.

Ninguno de estos elementos, añade, se da de manera aislada. Su aplicación requiere liderazgo y disciplina. El líder debe ser capaz de encontrar el equilibrio adecuado entre el control del riesgo y el aprovechamiento de oportunidades.

"Es un tema estratégico de negocios: la habilidad que debe tener una empresa para anticiparse, para aprender, para moverse, para resistir una disrupción, un problema, un cambio de cualquier carácter -ambiental, legal, social, de mercado-, con el afán de adaptarse, permanecer en el mercado y prosperar."



Una empresa resiliente debe tener la capacidad de adaptarse a los cambios externos,  pero al mismo tiempo mantenerse centrada en su propia estrategia de negocios coherente. 

Para ayudar a las organizaciones a medir su resiliencia y hacer mejoras, informó Muñoz, BSI lanzó su norma BS 6500, que ofrece una guía para la autocalificación, basada en los hallazgos realizados en un estudio sobre  el pensamiento administrativo de 1970 a la fecha y las experiencias de más de 1.250 altos dirigentes de organizaciones de todo el mundo.

El Índice de Resiliencia Organizacional de BSI, del que se desprende la norma, abarca 16 elementos principales que deben ser considerados como parte de una estrategia de resiliencia, que se agrupan a su vez en cuatro categorías: liderazgo, gente, procesos y productos.

De acuerdo con Eduardo Muñoz, dentro de la categoría de producto está lo que denomina “escaneo del horizonte”, que es adelantarse al futuro para establecer estrategias.

Los tres elementos fundamentales que debe tener una empresa resiliente son:

1.- Excelencia en productos y servicios. Valorar los mercados constantemente y examinar hasta qué punto sus productos alcanzan los requerimientos de los consumidores.

2.- Calidad de procesos. Enfoque documentado y sistemático de cómo se maneja el negocio.

3.- Cultura de la gente. Cómo se sienten los integrantes de la organización con su empleador.

La resiliencia organizacional, expone el presidente de BSI para México y América Latina, no tiene línea de llegada, es un proceso continuo. Es, añade, un estándar holístico para el cual no se extiende ningún certificado, pero que es la diferencia entre la permanencia y la desaparición de una empresa.

BSI es una organización británica fundada en 1901 y creadora de la norma ISO. De acuerdo con Muñoz, de cada diez normas del mundo, su empresa tiene que ver en ocho. Sus estándares alcanzan diversos sectores, desde tecnología, industria farmaceútica, hasta aeroespacial.

Con 81 mil clientes anuales, produce cada año cien mil certificaciones. Tiene dos mil 200 nuevos estándares en proceso y 39 mil 450 ya activos.