Bajío

5 claves para convertirse en emprendedor sin morir en el intento

Emprender no es una apuesta, pero sí representa un riesgo para el patrimonio que debe preverse, indica Alejandro Cerda, director general de HIR Pyme.
Perla Oropeza
17 febrero 2016 8:39 Última actualización 17 febrero 2016 8:43
Etiquetas
Alejandro Cerda  HIR Pyme

Alejandro Cerda, director general de HIR Pyme [Cortesía]

“¿Estás dispuesto a deshacerte de tus bienes para crear un negocio? Si es así, eres un buen emprendedor. Si no, ni lo intentes, porque te vas a morir seguro”, advierte Alejandro Cerda, director general de HIR Pyme.

“La única forma de volverte un empresario –agrega– es que arriesgues tu patrimonio con ánimo de fortalecerlo. Y no se trata de una apuesta, porque no es ver si te va bien o mal, pues además de arrojo hay que desarrollar también trabajo.”

Todo aquél que ha encontrado éxito, añade, es probable que tenga en su historia uno, dos o varios fracasos, pero seguramente contó con cinco ingredientes de éxito:

- Un producto bien definido.
- Conocimiento del mercado al que va dirigido
- Conciencia de que el dinero que se invierte en el negocio es de riesgo
- Arrojo.
- Disponibilidad de recursos, ya sea líquido o bienes con los cuales obtener un crédito.




Uno de los aspectos que debe quedar bien claro cuando se emprende un negocio, subraya Alejandro Cerda, “es que el dinero que inviertes es de riesgo, porque igual te puede generar más o se puede perder. Si no estás dispuesto a jugarte esa apuesta, será muy difícil poder tener una empresa”.

Advierte que si no se dispone de los recursos suficientes para sobrevivir entre ocho meses y un año sin ingresos, debe contarse con bienes que puedan servir de garantía para un préstamo.

Mucha gente cree que con sólo abrir el negocio empezará a generar dinero, pero la realidad es que toma tiempo acreditarlo.

Si se cuenta con experiencia y un portafolio de clientes previo, es probable que no se viva ese bache de empezar a generar ventas, pero no necesariamente los resultados serán óptimos al principio.

“Puedes tener tu business plan, tu cimentación, a lo mejor el primer día tienes lleno tu negocio, pero eso no quiere decir que la gente consuma, eso quiere decir que tú tienes que invertir para que la gente te conozca y que luego regresen como clientes.”

De acuerdo con el director general de HIR Pyme, los emprendedores encuentran hoy en día algunos beneficios fiscales con el Régimen de Incorporación Fiscal (RIF), pero también hay acceso al crédito vía intermediarios financieros bancarios y no bancarios.

Asimismo, diversas incubadoras pueden ayudar a iniciar los negocios, lo que resulta altamente beneficioso para emprendedores.

Y es que, aunque conozcan el mercado y sean expertos, siempre es importante la asesoría o la consulta con un tercero, porque éste puede dar una visión totalmente despersonalizada sobre el potencial del proyecto.

Alejandro Cerda comenta que su empresa ofrece a los emprendedores asesoría totalmente gratuita y crédito sobre bienes inmuebles.

Como entidad financiera, “apostarle a un proyecto a futuro no es nuestra labor”, aclara.

“No nos hacemos socios, sino que les damos crédito. Si eres un emprendedor te digo: déjame en garantía lo que estés dispuesto a dejar en propiedad; no lo vendas hoy y esperemos que tu negocio funcione para que tú no tengas que deshacerte de tus activos hoy.
Si el negocio tiene éxito, el acreditado podrá cubrir el préstamo sin ningún problema y no perderá sus inmuebles.

“Si lamentablemente el negocio te va mal, te ayudamos, vendemos el activo –no te lo quitamos –, nosotros cobramos lo que nos debes y lo demás es tuyo.”

HIR Pyme, aclara, no busca quedarse con las propiedades. “Si no lo podemos vender en un plazo, entonces empezamos a bajar el valor comercial, pero el propio emprendedor puede venderlo por su lado, al costo que quiera, aunque nunca inferior al monto de lo que nos debe.”

Con este tipo de crédito se pueden obtener préstamos de 30 mil a dos millones de pesos.

Las tasas varían dependiendo del tipo de negocio, pero en promedio son de 2.5 por ciento mensual .