Cimientos de acero en el Bajío
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Cimientos de acero en el Bajío

COMPARTIR

···

Cimientos de acero en el Bajío

El desarrollo industrial es la razón del buen progreso en los estados de Guanajuato, Querétaro y San Luis Potosí

Opinión Bajío /Ricardo Trejo Nava*
08/10/2018

En reuniones de negocios, foros empresariales y conferencias sobre desarrollo económico de México, el Bajío siempre resulta ser un buen ejemplo de éxito; incluso hay quienes recomiendan al presidente electo Andrés Manuel López Obrador tomar a esta región como posible modelo a seguir.

El desarrollo industrial es la razón del buen progreso en los estados de Guanajuato, Querétaro y San Luis Potosí. La industria manufacturera creció por ejemplo entre 2003 y 2018 a un ritmo de 4.7 por ciento promedio anual en el conjunto de dichas entidades, contrastando con el crecimiento promedio nacional de 1.8 por ciento.

Asimismo la industria de la construcción, el segundo componente en importancia en la actividad industrial, creció a una tasa anual promedio de 4.4 por ciento en los últimos 15 años, claramente por arriba de la media nacional de 2.2.

Estas dos industrias, manufactura y construcción, tienen algo en común: requieren de acero como uno de sus insumos de producción más importantes, además de que son los principales consumidores del bien siderúrgico.

De acuerdo con la Cámara Nacional de la Industria del Hierro y del Acero (Canacero) el consumo nacional aparente de acero crudo en México fue de 30.8 millones de toneladas en 2017; mercado que distribuye sus ventas en un 61 por ciento a la industria de la construcción, un 19 por ciento entre fabricantes de productos metálicos y un 11 por ciento en la industria automotriz, siendo estas tres actividades los principales mercados objetivo del metal aleado.

En el caso de las entidades previamente mencionadas, la demanda de productos de acero para la construcción tales como varillas, láminas, perfiles comerciales, entre otros, pasó de siete mil 500 millones de pesos reales en 2003 a una cifra de 11 mil millones de pesos en 2017; esto representó un crecimiento anual promedio de 2.1 por ciento en dicho periodo, de acuerdo con estimaciones propias.

Una parte importante de esta demanda se gestó, junto con el sector vivienda, en la edificación de las naves y plantas industriales que posteriormente hospedarían a empresas manufactureras. Entre ellas las de la industria automotriz y su cadena de valor, que como menciona la Canacero, es otro de los mercados fundamentales de consumo.

En la producción de vehículos la región aporta alrededor de 900 mil unidades anualmente, de una producción nacional que se espera llegue a cuatro millones de automóviles ligeros al cierre de 2018. No obstante, a partir de 2019 entrarán en operación las nuevas plantas de Toyota y BMW, lo cual elevará la producción regional y por ende la demanda de acero-automotriz, mercado que estimaremos en otra ocasión.

Así pues, el Bajío ha puesto los cimientos de un mercado que continuará en expansión en los próximos años: el de productos de acero.

*Director General de Forecastim SC y editor de la revista Triángulo Industrial Bajío.

rtrejo@forecastim.mx