Bajío
especial

Buscan frenar declive ganadero con la creación de un 'clúster'

En la zona serrana de Querétaro la producción ganadera ha presentado una caída de 40 por ciento en los últimos siete años y el hato disminuyó 85 por ciento, de acuerdo con datos de la Unión Ganadera Regional de Querétaro.
Alan Contreras
04 mayo 2017 7:53 Última actualización 04 mayo 2017 8:2
ganado vacuno

La ganadería, además del turismo, es una de las principales actividades de los habitantes de Jalpan de Serra, Pinal de Amoles, Arroyo Seco, Landa de Matamoros y San Joaquín.

El gobierno estatal y organizaciones apuestan por la creación de un clúster para evitar el declive de la actividad ganadera en la zona serrana de Querétaro, ya que en los últimos siete años la producción ha presentado una caída de 40 por ciento.

El alto precio de los insumos, la constante presencia de intermediarios, la falta de conocimiento, deficiente transferencia tecnológica y genética, así como el escaso apoyo gubernamental, son algunos factores que intervienen en el declive del sector.

Ante esto, el clúster que prepara la Unión Ganadera Regional de Querétaro (UGRQ) junto con la administración estatal, servirá para evitar la desaparición de la producción en la zona serrana, así como profesionalizar al gremio.

Este esquema, así como sucede en la industria, aglomerará a los productores de ganado bovino y ovino, las autoridades y la academia.

“Hubo dos generaciones que se perdieron, porque migran a los Estados Unidos u otros lados para obtener ingresos; hay que regresar esta actividad a la sierra


Se pretende impulsar el trabajo de mil 700 productores agremiados a las siete asociaciones ganaderas locales ubicadas en los municipios de Jalpan de Serra, Landa de Matamoros, Arroyo Seco y Pinal de Amoles, en los cuales se cuenta con un inventario de 31 mil cabezas de ganado bovino.

El proyecto considera el desarrollo de infraestructura donde los participantes puedan realizar sus actividades. Incluye la construcción de un centro agrocomercial y de servicio.

De acuerdo con la Secretaría de Desarrollo Agropecuario del estado, la ganadería en la región serrana es fundamental no sólo para los municipios que la conforman, sino también para el estado, ya que en esta zona operan mil 700 productores pequeños con un promedio de 20 animales, lo que representa más de 53 por ciento de los afiliados a la unión.

La ganadería, además del turismo, es una de las principales actividades de los habitantes de Jalpan de Serra, Pinal de Amoles, Arroyo Seco, Landa de Matamoros y San Joaquín, sobre todo para aquellos que no inician el sueño americano.

El clúster ayudará a que los productores de becerro flaco se queden con los animales y los puedan engordar para darle viabilidad al rastro que se construirá en la Sierra Gorda de Querétaro, expresó el presidente de la UGRQ, Alejandro Ugalde Tinoco.

Este organismo les ofrecerá a los productores mejores precios de insumos y desarrollará mejora y transferencia genética; además de que operará un centro de acopio de granos.

Así también, la unión operará una planta de alimentos, entregará forrajes y dispondrá de tractores e implementos.

Pondrá en funcionamiento un Centro de Transferencia Genética y operará un tianguis ganadero donde los productores llevarán a sus animales, y podrán mejorar el precio de venta.

Para este proyecto, los gobiernos federal y estatal aportarán en conjunto 20 millones de pesos. El municipio de Jalpan de Serra ya donó un terreno para su construcción de 1.5 hectáreas, que está ubicado a poco más de un kilómetro de la cabecera rumbo a Arroyo Seco. Primero se edificará un centro de acopio.

Por último, la unión se vinculará con instituciones educativas, entre ellas la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ) y la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) para que ofrezcan investigaciones de uso de suelo, mejora genética, así como transferencia de implantes y embriones.

LA PROBLEMÁTICA

En la zona serrana del estado, los productores llegan a comprar los insumos hasta un 30 por ciento más caro que en la zona del Semidesierto, lo cual afecta el proceso de alimentación de los animales, además de que los ganaderos de la Sierra Gorda obtienen mínimas ganancias en la venta de sus animales.

Esto también ha provocado que los productores tengan la necesidad de emplearse en una segunda actividad, como jornaleros o albañiles, para poder alimentar a sus animales.

“Dejan a sus familias cuidando el ganado porque no es autosustentable y lo que queremos es que vuelva a ser una actividad productiva, que le dé a la gente para vivir”, indicó Alejandro Ugalde Tinoco.

Otro de los factores que ha causado el descenso en la producción ganadera es el intermediarismo, que es cuando los ganaderos venden con rapidez sus animales y a precios por debajo de la producción a terceras personas.

El diagnóstico que elaboró la UGRQ confirmó que en la zona serrana disminuyó hasta un 85 por ciento el hato ganadero durante los últimos siete años, pues pasó de 400 mil a 60 mil cabezas de producción.

Sin embargo, en el último año la actividad ha comenzado a recuperarse poco a poco, debido al apoyo que ha empezado a ofrecer la unión y el gobierno del estado a los productores, afirmó Alejandro Ugalde Tinoco.

“Hubo dos generaciones que se perdieron, porque migran a los Estados Unidos u otros lados para obtener ingresos; hay que regresar esta actividad a la sierra”, expresó.

En este sentido, el ganadero Romualdo Moreno Gutiérrez, del Rancho El Dorado, ubicado en El Marqués, reconoció que los productores de la zona serrana estaban abandonados, y dijo que a lo largo de los años muchos han dejado su actividad para migrar a otros estados en busca de nuevas oportunidades.

Señaló que los productores carecen de información para hacer crecer su actividad, de producción de forrajes e insumos a costos accesibles.
“Hacer que la gente no se vaya Estados Unidos y Canadá. Es necesario invertir en repoblar la sierra y nosotros cobijaríamos los proyectos, porque la sierra estaba muy abandonada.”

“Creo que una de las cosas importante son los forrajes, pues le llevan de aquí para allá porque no se produce allá y pues sino tienen con que alimentar a sus animales presentan una situación difícil.”