Bajío

Boom hotelero en Querétaro, reto para empresarios independientes

Hoteleros queretanos han replanteado su estrategia y en algunos casos se han visto obligados a vender, traspasar e incluso cerrar sus establecimientos.
SIRSE ROSAS
02 febrero 2016 12:45 Última actualización 02 febrero 2016 12:49
VIÑETA HOTELEROS

   [Ilustriación: Erick Retana]

QUERÉTARO, Qro.— Ante el crecimiento explosivo que ha tenido la industria hotelera en el estado, muchos empresarios independientes del ramo han tenido que optar por vender, traspasar e incluso en algunos casos cerrar sus establecimientos por la creciente llegada de nueva competencia.

De acuerdo con el presidente de la Asociación de Hoteles y Moteles en Querétaro, Camilo Antón García, en los últimos cinco años el número habitaciones en la capital queretana prácticamente se duplicó al pasar de cuatro mil 300 a más de ocho mil que se tienen a la fecha.

Actualmente el estado cuenta con 365 hoteles, de los cuales 136 se ubican en la capital queretana.


Es por ello que los establecimientos que tienen más tiempo de presencia en Querétaro han tenido que reorientar su estrategia. “Hay hoteles que se hacen chiquitos, hay otros que se rentan, algunos se venden, se traspasan o se reorientan en su funcionamiento, pero la mayoría se ha mantenido.”

El representante hotelero recalcó que es difícil determinar el número de establecimientos que han optado por estas opciones, debido a que las negociaciones se dan en un ámbito privado y no se difunden.

“Es un proceso natural en la hotelería; hay muchos dueños que llevan 25-30 años trabajando en un hotel y ya no quieren seguir, y este boom los ha obligado a ser más competitivos. No sólo han llegado marcas reconocidas por todos, apellidos ilustres en la hotelería, sino que también han llegado hoteleros pequeños que se han instalado en el Centro Histórico, casas que se han reacondicionado, ha habido de todo, lo que hace que el abanico de tarifas abarque todos los presupuestos”, afirmó.

Adicionalmente, señaló, las grandes cadenas traen consigo toda una maquinaria publicitaria que no se compara con las estrategias que pudieran implementar los establecimientos queretanos.

“Hay hoteles que desde meses antes de abrir ya están haciendo una gestión comercial, ya tienen gente visitando empresas y haciendo convenios; ahí llevan una cierta ventaja contra aquellos negocios independientes.”

Ante todo este crecimiento, la industria sin chimeneas se ha tenido que volver más competitiva, garantizando un mejor servicio en donde el cliente es el más beneficiado.

“No ha habido otra más que estar al pendiente de todas las áreas del negocio; uno se tiene que meter en la operación, en ventas, en gestión, en administración; y sobre todo hacer conciencia en los colaboradores de dar el mejor esfuerzo en cada momento, porque sólo así se puede garantizar que el cliente regrese y salga contento”, señaló el representante del sector.

Antón García aclaró que la competencia no ha castigado las tarifas, ya que son éstas las que han permitido mantenerse competitivos, ya que se elevan anualmente entre 5 y 10 por ciento.

RETOS 2016

De cara a 2016, Antón García señaló que los hoteleros en la entidad están replanteando su estrategia ante los anuncios de nuevos impuestos y el incremento de su gasto operativo, por lo que se prevé una reestructuración de tarifas importante.

Respecto al aumento de impuestos planteado por el gobierno municipal de Querétaro, el líder del sector recalcó que la administración deberá reconsiderar su planteamiento, ya que esto pudiera frenar proyectos de inversión.

“Guanajuato cobra el 2 por ciento, Puebla no cobra nada, por lo que de alguna manera estamos en desventaja”, afirmó.

Además, agregó, se debe trabajar para meter en la formalidad a todas aquellas casonas del Centro Histórico que han optado por ofrecer espacios de hospedaje sin las reglamentaciones necesarias.