Bajío

A los de Morena "nos tildaban de locos": Sinuhe Piedragil Ortiz

A partir de ahora y en los siguientes tres años se reforzará la estrategia para incrementar la presencia del partido en la entidad, dice el dirigente de Morena en el estado.
LOURDES DURÁN PEÑALOZA
06 julio 2015 11:20 Última actualización 06 julio 2015 11:41
Morena Querétaro

Sinuhe Piedragil Ortiz, presidente del Comité Ejecutivo Estatal de Morena en Querétaro

QUERÉTARO, Qro.- Tras posicionarse como tercera fuerza política en Querétaro en los pasados comicios, el partido Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) confía en que será decisiva la aportación del estado al proyecto nacional de Morena, con miras al 2018.

El presidente del Comité Ejecutivo Estatal de Morena en Querétaro, Sinuhe Piedragil Ortiz, dijo que a partir de ahora y en los siguientes tres años se reforzará la estrategia para incrementar la presencia del partido en la entidad, y con ello contribuir en mayor medida al proyecto nacional.

“Lo dije desde que inició la campaña: que íbamos a ser una de las tres primeras fuerzas políticas del estado, y nos tildaban de locos.
De aquí en adelante la tarea es consolidar el proyecto de Morena; están dadas las condiciones de que podamos gobernar este país”, comentó.


El líder del partido confió en que para el 2018 Morena incrementará las posibilidades de gobernar la alcaldía, tener senadores, diputados federales y locales, y con ello alcanzar el porcentaje de votación para convertir a Andrés Manuel López Obrador en el próximo presidente de México.

De cara al 2018, Piedragil Ortiz afirmó que el partido descarta alianzas con otras fuerzas políticas, a quienes se refirió como “paleros del régimen”.

“Decidimos irnos solos, y ahí está el resultado de no aliarnos con el PRI o con el PAN que ya ni nos busquen los dirigentes del PRD. Vamos a ir solos. La única alianza es con los ciudadanos, a quienes les vamos a dar voz en el Congreso y en los ayuntamientos“, enfatizó.

A nivel nacional, Morena, de acuerdo con Piedragil, no se está yendo con la finta de los llamados candidatos independientes, que “de independientes no tienen mucho”.