Volkswagen desafía a Tesla; planea subcompacto eléctrico
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Volkswagen desafía a Tesla; planea subcompacto eléctrico

COMPARTIR

···

Volkswagen desafía a Tesla; planea subcompacto eléctrico

La empresa alemana lanzará un vehículo que costará alrededor de 21 mil dólares, y convertirá 3 de sus fábricas en plantas de producción de automóviles eléctricos.

Bloomberg | Por Christoph Rauwald
08/11/2018
El vehículo de nivel básico se podría producir en la fábrica de VW ubicada en Emden, Alemania.
Al registrarte estas aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

Volkswagen planea añadir un crossover subcompacto que costará alrededor de 18 mil euros (21 mil dólares) a su gama de vehículos totalmente eléctricos I.D., lo que permitirá ampliar su gama de emisiones cero que son más asequibles que los de Tesla, según personas con conocimiento del tema.

El vehículo de nivel básico se podría producir en la fábrica de VW ubicada en Emden, Alemania, según fuentes que solicitaron no revelar su identidad porque el plan no ha recibido la aprobación final de la junta de supervisión del fabricante.

Las ventas comenzarán después de 2020 -señalaron las fuentes- y la compañía espera vender alrededor de 200 mil unidades cada año. Eso lo pondría a la par con los niveles actuales de producción del Model 3 de Tesla, que tiene un precio mayor, y que todavía está ampliando el volumen.

Un sedán eléctrico de tamaño mediano y un vehículo familiar llamado I.D. Aero podrían añadir la producción de otros 100 mil coches al año en la planta de Emden. Hasta ahora, la fábrica se enfoca en el sedán y vehículo familiar Passat, que en 2022 se trasladaría a la planta checa de la marca hermana Skoda, en Kvasiny, según las fuentes.

La renovación de la producción, denominada internamente proyecto Polaris, forma parte de una restructuración a gran escala destinada a asignar la fabricación de vehículos de forma más eficiente en las 12 marcas de automóviles de Volkswagen.

El mayor fabricante de automóviles del mundo está tratando de liberar fondos para una de las iniciativas más agresivas de la industria automotriz, una reorganización financiada en parte por miles de millones de euros en ahorros transversalmente en todo el grupo, una cooperación más estrecha entre las marcas y la eliminación de los modelos de venta lenta, accesorios y opciones de color.

En China, VW planea ampliar la producción de autos eléctricos y expandirse más allá de una fábrica en Anting y un centro en Foshan que ya han sido seleccionados para fabricar autos alimentados exclusivamente por baterías a partir de 2020. En Norteamérica, la empresa alemana planea fabricar autos eléctricos en la única fábrica de vehículos de la compañía en Chattanooga, Estados Unidos.

El primero de la gama de autos eléctricos I.D. es el I.D. Neo, que se fabricará en Zwickau, Alemania, y que comenzará a comercializarse en 2020. Con menos complejidad y menos variantes de modelos, VW puede ser capaz de producir el auto en aproximadamente la mitad del tiempo necesario para ensamblar un Golf de compuerta trasera, según las fuentes. La firma ha dicho que se venderá por el precio de un auto diésel comparable, lo que sugiere un precio de unos 23 mil euros (26 mil dólares).

El máximo ejecutivo de la firma, Herbert Diess, dijo en una entrevista reciente que la compañía podría licenciar su nueva tecnología de autos eléctricos, apodada MEB, a Ford, en el marco de las conversaciones de cooperación entre ambas compañías.

VW también está discutiendo la posibilidad de compartir la tecnología con otros fabricantes de automóviles a nivel mundial. La colaboración con otros pares para compartir los costos supone un cambio de estrategia para el fabricante alemán, ya que los esfuerzos de cooperación en el pasado a menudo se han visto estancados por las diferencias culturales.

Como parte del impulso de inversión, VW tiene previsto construir una nueva fábrica en un país de Europa del Este como Hungría o Bulgaria. Eso le permitiría beneficiarse de menores costos de mano de obra con una capacidad de producción anual de 350 mil vehículos, incluyendo los autos que actualmente se fabrican en la planta de Skoda en Kvasiny pero que necesitan dejar espacio para el Passat.

La junta de supervisión de VW se reunirá el 16 de noviembre para discutir la reorganización de la producción y los planes de inversión relacionados para los próximos años.