Este Ferrari de 1962 podría subastarse en 45 millones de dólares
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Este Ferrari de 1962 podría subastarse en 45 millones de dólares

COMPARTIR

···

Este Ferrari de 1962 podría subastarse en 45 millones de dólares

La casa de subastas Sotheby’s ofrecerá un Ferrari 250 GTO rojo de 1962 en Monterey, California, el próximo mes de agosto, y podría alcanzar un precio récord.

Bloomberg Por Katya Kazakina
21/06/2018
Un Ferrari 250 GTO modelo 1962 será subastado en agosto en Monterey, California.

Otro año, otro trofeo para someter a prueba los deseos de los millonarios por los clásicos Ferrari.

Sotheby's ofrecerá un Ferrari 250 GTO rojo de 1962 en su subasta de Monterey, California, que coincide con el Concurso Automovilístico de Elegancia de Pebble Beach en agosto.

Con un precio estimado en más de 45 millones de dólares tendría el valor más alto de la historia alcanzado por un auto antiguo en una subasta.

36
es el número de ejemplares de este modelo que Ferrari construyó entre 1953 y 1964.

Estos elegantes autos de carrera han generado los precios más altos entre todos los automóviles antiguos en los últimos años.

En 2014, una edición de 1963 recaudó 38.1 millones de dólares en Bonhams, que es el récord actual para un automóvil clásico en una subasta.

Otra versión de 1963 se vendió por 70 millones de dólares en una transacción privada a principios de este año, de acuerdo con Sotheby's.

El dueño del Ferrari que se subastará en agosto es Greg Whitten, presidente de Numerix Software y uno de los primeros empleados de Microsoft, quien lo compró en 2000.

El vehículo compitió en numerosas carreras y ganó el campeonato nacional italiano de GT de 1962, según Sotheby's. Tiene su motor, caja de cambios y eje traseros originales, así como su chasis de fábrica Serie II, señaló la casa de subastas.

Una portavoz de Sotheby's se negó a decir cuánto pagó Whitten por el automóvil, pero señaló que el mercado para ese tipo de Ferraris era de alrededor de 10 millones de dólares menos a fines de la década de 1990 y principios de la de 2000. Whitten no respondió de inmediato a un mensaje de texto solicitando comentarios.