Archivo

¿Zombis? Lo de hoy son los caníbales

06 febrero 2014 7:5 Última actualización 02 noviembre 2013 5:52

 ['We are what we are' es el remake de la película mexicana 'Somos lo que hay'. / Tomada de la página oficial]   


 
New York Times News Service
 
Los zombis pueden estar acaparando los reflectores de la cultura popular hoy día en “World War Z” y “The Walking Dead”, pero ahora que los muertos vivientes que comen carne humana venden teléfonos celulares Sprint en anuncios de televisión, uno tiene que preguntarse: ¿finalmente, se brincaron al tiburón para ser el monstruo del momento?
 
Bueno, hay una nueva ola de malvados esperando para meterse: los caníbales.
 
En el Festival Internacional de Cine de Toronto en septiembre, se exhibieron las películas de salvajes hambrientos de Eli Roth, “The Green Inferno”, y la oscura historia de amor de Manuel Martín Cuenca, “Cannibal”, para los amantes de los hechos sangrientos.
 
Otros estrenos este otoño incluyen a “Butcher Boys”, una cinta de suspenso urbano basada en el ensayo satírico del siglo 18 de Jonathan Swift, “A Modest Proposal”; “The Colony”, sobre sobrevivientes de un ataque apocalíptico, que comen carne humana; “We Are What We Are” sobre un padre y sus hijos caníbales, e “Evil Feed”, una comedia sobre un restaurante en el que se sirven partes del cuerpo de los participantes perdedores en una red de peleas clandestinas.
 
En la pantalla chica, el drama policíaco “Hannibal” de NBC, basado en el notorio comedor de carne humana, Hannibal Lecter de Thomas Harris, regresa con una segunda temporada.
 
Y dos obras de teatro (concluyeron en octubre) llevaron el canibalismo al escenario: en Nueva York, “Feeling” cuenta la historia de una mujer que habla con Jeffrey Dahmer; en Minneapolis, “Kung Fu Zombies vs. Cannibals” adopta un enfoque de historieta para el tema.
 
¿Cuál es, pues, este estallido de fascinación por comer carne humana?
 
Para Roth, el director de “Hostel” y experto en empujar los límites del horror, el miedo a los caníbales “no es sólo porque devoren tu propia carne, sino de tener que probar la carne de otra persona. Es un sentimiento primigenio”. 
 
El eslogan de “The Green Inferno” es: “La única otra cosa más aterradora que la madre naturaleza es la naturaleza humana”.
 
Gunnar Hansen, quien interpretó a Leatherface, el que blandía armas en “The Texas Chainsaw Massacre” (1974), una incursión pionera en el terreno del canibalismo, lo ve como un signo de los tiempos, tal como la guerra fría dio lugar a sueños febriles de invasores espaciales y Vietnam marcó el comienzo de una nueva era de zombis con “Night of the Living Dead”.
 
“Se puede ver a la economía y decir que el pasado está a punto de mordernos, literal y metafóricamente”, comentó Hansen, cuyas memorias nuevas se titulan “Chain Saw Confidential”. “Estamos en un punto en el que una generación nueva no tiene nada que esperar”.
 
O, quizá, esté funcionando algo más visceral. Otra de las primeras favoritas de los “cognoscenti” del terror – e inspiración para “Green Inferno” de Roth – es “Cannibal Holocaust” (1980) de Ruggero Deodato, sobre un equipo de un documental al que ataca una tribu de caníbales a la que están filmando en la Amazonia.
 
Su representación de matanzas reales de animales, que aún impacta hoy día, sugiere una extraña afinidad con el actual movimiento de los derechos de los animales.
 
“Es raro que, cuando come filete o pollo frito, la gente piense que está consumiendo algo muerto”, dijo Tim Kelly, quien escribe sobre el género de caníbales en Cinematallica.com. “Los caníbales te obligan a confrontar algo que no quieres comprender, que es la verdad de lo que estás consumiendo”.
 
Sin embargo, quizá sólo era cuestión de tiempo para que la cultura popular alcanzara a los informes en la vida real sobre el canibalismo, como el caso del policía neoyorquino a quien condenaron en marzo por un complot para asesinar y comer mujeres.
 
Y siempre está la posibilidad de un trastorno postraumático. 
 
“Hace 10 años, nadie se habría reído con una película sobre comer personas”, señaló Aaron Au, el coguionista de “Evil Feed”. “Pero el género de zombis nos desensibilizó para aceptarlo”.
 
En otro nivel, aún más escalofriante, lo que distingue a los caníbales de los zombis puede ser, sencillamente, su humanidad.
 
Como lo expresó Kimani Ray Smith, el director de “Evil Feed”: “Un caníbal es sólo un zombi más listo. Se necesita ser más astuto para salir bien librado siendo un caníbal. Pero los caníbales también tienen problemas cotidianos. Tienen que pagar la renta”.