Archivo

Washington incumplirá pago de agua a México

12 febrero 2014 4:12 Última actualización 21 mayo 2013 11:14

[Cuartoscuro] Las autoridades de ambos países se volverán a reunir el mes próximo para ver si pueden acordar una dotación adicional para nuestro país. 


 
Roxana González García
 
Por tercer año consecutivo, Estados Unidos no podrá cumplir con su cuota anual de agua que, de acuerdo con el Tratado Binacional de 1906, debe entregar a México (74 millones de metros cúbicos), y sólo dará 5% del líquido, lo que afectará directamente al sector agrícola del norte del país, según cifras de la Comisión Internacional de Límites y Aguas (CILA), sección México.
 
Según el organismo binacional, a partir del 1 de junio el vecino país traspasará apenas unos 37,000 metros cúbicos de agua provenientes de las presas Del Elefante y Del Caballo, en Nuevo México, donde los niveles del líquido se mantienen al mínimo debido a la sequía en la región.
 
La cantidad que ahora se tiene garantizada para los agricultores de la zona del norte de nuestro país -de acuerdo con la CILA- es la más baja recibida desde 1906, y se registra pese a que este año el vecino país atrasó la entrega tres meses después de lo acostumbrado.
 
Ante este panorama, las autoridades de ambos países se volverán a reunir el mes próximo para ver si pueden acordar una dotación adicional para nuestro país.
 
Hasta el momento, agrega la información de la CILA, se tiene garantizado un volumen de cuatro millones de metros cúbicos, debido a que el nivel de captación de las presas del lado estadounidense sigue muy bajo, lo que ha provocado tensión entre las comunidades fronterizas.
 
Los estragos de la falta de lluvia en la región se dejaron sentir desde hace dos años, por lo que la entrega de aguas binacionales tuvo que reducirse marcadamente.
 
Debido a esto, en 2011 México sólo obtuvo 40% de la dotación que tiene derecho a recibir; el año pasado esa cifra cayó a 27%.
 
La CILA destaca que el problema del agua se genera debido a las sequías que no se habían visto antes, a la sobrexplotación de las cuencas del Río Bravo y Río Colorado, así como a la demanda de los usuarios, que sigue en aumento por el crecimiento de la población.
 
Asimismo, alertó sobre la necesidad de buscar opciones para cumplir con los compromisos adquiridos en el tratado de 1944 y la convención de 1906, que determinan el uso y aprovechamiento de las aguas de los ríos internacionales y que, en este caso, son frontera común.
 
"Estados Unidos ya accedió a ello y en eso estamos; estamos analizando las condiciones y realidades de ambos lados para seguir cumpliendo nuestros compromisos mutuos y seguir con una buena vecindad", indicó.
 
Información proporcionada por El Financiero Diario.