Archivo

Víveres se agotan en Costa Chica de Guerrero, alertan Alcaldes

07 febrero 2014 3:48 Última actualización 17 septiembre 2013 11:35

 [En todo el estado de Guerrero se han establecido albergues para auxiliar a damnificados. / Enrique Villagómez]  


 
Enrique Villagómez
 
ACAPULCO, Guerrero.- Alcaldes de la costa chica de Guerrero alertaron sobre escasez de alimentos en comunidades de diferentes municipios, por lo que demandaron la ayuda inmediata del gobierno federal y estatal.
 
[Haz clic aquí para conocer dónde están recibiendo donaciones para los damnificados]
 
El presidente municipal de Ometepec, Antonio Antenógenes Vázquez Rodríguez, informó que cuatro comunidades que están inundadas e incomunicadas sufren por la falta de víveres, leche para los niños e incluso agua potable.
 
“Tenemos problemas fuertes porque no tenemos vías de acceso, sólo vía aérea o por lanchas es cómo podemos llegar a esos pueblos, y me preocupa la situación que tienen las familias por la falta de comida”, destacó.
 
Por otra parte, el alcalde de San Marcos, Gustavo Villanueva Barrera, pidió la ayuda inmediata del gobierno federal y estatal, debido a que los alimentos comienzan a escasear en las diferentes comunidades e incluso en la cabecera municipal.
 
Las afectaciones más graves, señaló, están en las comunidades de Las Iguanas, El Charco de la Puerta, El Capricho y El Tamarindo, las cuales están inundadas y por lo tanto incomunicadas, aunque dijo que ya se habilitaron algunos albergues para auxiliar a los damnificados.
 
En tanto, el alcalde de Coyuca de Catalán, Rey Hilario Serrano, mencionó que las tiendas locales comenzaron a quedarse sin alimentos, porque los camiones que la surten no han podido llegar, debido a los derrumbes en las carreteras y la creciente del río.
 
“Esperamos que el gobierno federal y del estado comiencen a enviar ayuda a esta parte de Guerrero, porque nos estamos quedando sin alimentos y eso nos preocupa mucho” dijo.
 
El mandatario mencionó que se habilitó el auditorio municipal como albergue, así como algunas canchas deportivas, donde se están refugiadas más de cien familias.
 
En municipios de la Costa Grande de Guerrero, la situación también comienza a ponerse difícil para sus habitantes.
 
En el poblado de San Jerónimo, se reportó la falta de agua purificada y comida para atender a las más de 500 personas refugiadas en el albergue que se instaló en ese lugar.
 
La caída del puente que conecta al municipio de Tecpan de Galeana con otros municipios de la Costa Grande ha imposibilitado que los camiones que surten mercancías puedan llegar a esta población.
 
En Coyuca de Benítez, la gran mayoría de los comercios tienen vacías sus estanterías, debido a que el ayuntamiento adquirió gran cantidad de alimentos y otros artículos de primera necesidad para llevarlas a las comunidades serranas que se encuentran incomunicadas.