Archivo

Vive Barbosa deficiencias de sede senatorial

06 febrero 2014 3:46 Última actualización 08 enero 2014 5:7

 [El edificio carece de rampas y elevadores para personas con discapacidad / Arturo Monroy / El Financiero]


 
 
 
Angelle Hernández
 

“Con andadera, muleta, con ayuda o sin ayuda”, el coordinador del grupo parlamentario del PRD en el Senado de la República, Miguel Barbosa, se comprometió a regresar y continuar el trabajo legislativo.
 

Y es que tras reaparecer en público luego de ser hospitalizado por un problema de diabetes que se complicó y derivó en la amputación de su pie derecho, el perredista reconoció que el edificio del Senado no está diseñado para que las personas que padecen alguna discapacidad puedan movilizarse a través de sus pasillos, pasar por sus puertas y subir de un nivel a otro por medio de rampas o elevadores especiales.
 
Aclaró que la sede senatorial, inaugurada apenas en abril del 2011, no fue responsabilidad de esta Legislatura.
 

Sin embargo, consideró que la accesibilidad a todas las personas que visiten el Senado es un gran “pendiente” que se debe resolver ya sea por parte de la Mesa Directiva o de la Comisión de Administración.
 

“Hay pendientes que resolver, que no tienen solamente que ver con los accesos...Y sí, no hay diseño de cómo acceder para alguien que tiene una… ¿cuál es el nombre correcto?, una discapacidad”, admitió en la primera conferencia que ofrece desde que se ausentó a principios del mes de diciembre pasado.
 

Rechaza ser héroe
 
En todo momento el jefe de bancada del sol azteca mostró un excelente humor y fuerza; inclusive bromeó sobre su situación.
 
Yo ayer me declaré minusválido en proceso de rehabilitación, vino alguien y me dijo: no, eres discapacitado, no minusválido. Bueno, ¡pues me vale! Entonces, yo en este momento, ya les dije, me muevo en andadera, me muevo en muletas y voy a entrar así con ayuda o solo, en muletas o con ayuda y no quiero una curulita hasta el último allá hasta arriba o hasta abajo para poder llegar.
 
Voy a llegar a mi curul y lo primero que me asumo es así, he presumido mi muñón…”.
 
Rodeado de varios de sus condiscípulos, entre ellos, Manuel Camacho, Mario Delgado, Alejandro Encinas y Dolores Padierna, el legislador sostuvo que no es un asunto “de héroe”.
 
No, es un asunto de asumirse como responsable de los hechos y portar con gallardía, con hombría este tema. Así es que voy a entrar yo… seguramente alguien de mis amigos senadores me van a ayudar”, soltó en medio de las risas de sus compañeros.
 
Finalmente, y antes de compartir la tradicional Rosca de Reyes con integrantes de su bancada y reporteros, Barbosa informó que se encuentra en un periodo de rehabilitación, y le están diseñando una prótesis.