Archivo

Violentan "anarquistas" la marcha del 2 de octubre

07 febrero 2014 3:42 Última actualización 03 octubre 2013 5:35

[Los agresores lanzaron bombas molotov y petardos; policías de civil realizan detenciones / Braulio Tenorio / El Financiero] 


 
 
Fernando Ramírez de Aguilar / Pablo Chávez Meza
 
 
 
El miércoles 2 de octubre de 2013  no se olvidará… Y es que en la edición número 45 de la marcha de protesta por la matanza de estudiantes en la Plaza de las Tres Culturas, la de ayer fue una de las jornadas más violentas que ha vivido la Ciudad de México en los últimos años.
 
 
La marcha histórica fue el pretexto para que vándalos –autoidentificados como anarquistas– escudados en el anonimato de las capuchas protagonizaran violentos enfrentamientos contra las fuerzas de seguridad pública.
 


 
Los contingentes integrados a la marcha conmemorativa realizaron sin incidentes su trayecto de la Plaza de las Tres Culturas hacia el Ángel de la Independencia, como punto final del acto cívico.
 
 
La marcha transcurría en paz, con los gritos de siempre: “¡Dos de octubre, no se olvida, es de lucha combativa!”, ¡Lucha, lucha, lucha, no dejes de luchar, por un gobierno justo, campesino, obrero y popular!”, “¡Vivos se los llevaron, vivos los queremos…!”
 


 
 
En la Avenida Hidalgo, detrás de Bellas Artes, los “anarcos” realizaron su primer ataque. Se escucharon algunas detonaciones de petardos, y fue justo por esa zona donde un reportero gráfico de EL FINANCIERO resultó herido por una piedra.
 
 
A estos ataques siguieron al menos otros tres que fueron subiendo de tono. Hasta anoche, el saldo preliminar era de alrededor de un centenar de detenidos, de los cuales más de 20 serían presentados ante el MP acusados de lesiones y el resto ante jueces cívicos. Si bien la Cruz Roja informó que atendió a 51 personas por diferentes lesiones, 27 oficiales de la policía resultaron heridos y al menos 2 fueron alcanzados por el fuego de las molotov. Entre los heridos se encuentra el subsecretario de Seguridad Pública local, Luis Rosales Gamboa, el jefe Apolo, quien dirigía el operativo.
 


 
Durante la marcha, los manifestantes fueron tomando distancia de los vándalos que se habían mantenido entre los contingentes del IPN y de la Universidad Autónoma Metropolitana. Los mentores de la CNTE incluso organizaron una valla humana para impedir que los agresores tomaran su campamento como refugio. Los uniformados formaron un cerco que cerraron a la altura de El Caballito. Ahí se dieron las detenciones de decenas de jóvenes con el rostro cubierto. Unos 20 policías vestidos de civil realizaron muchas de las detenciones. Por la noche, la policía realizó otras detenciones a la altura del Ángel de la Independencia.
 
 
A continuación, te presentamos las siguiente imágenes captadas por las cámaras de los fotógrafos de El Financiero.