Archivo

Vettel: joven leyenda

06 febrero 2014 6:54 Última actualización 27 diciembre 2013 5:30

 [El piloto alemán de la escudería Red Bull Racing de la Fórmula 1 tiene asegurado un lugar entre los históricos del automovilismo / Bloomberg] 


 

Nancy González Gea
 

Ser talentoso, temerario, rudo e inteligente son las características necesarias para triunfar en el mundo del automovilismo deportivo.
 
 
Sebastian Vettel cuenta con todas en grandes cantidades y la muestra es el tetracampeonato en la Fórmula 1, que junto con sus numerosos récords lo han encaminado a convertirse en el mejor piloto de todos los tiempos.
 
 
En su andar todavía falta que supere algunas hazañas de legendarios volantes como Michael Schumacher, Juan Manuel Fangio, Alain Prost o Ayrton Senna, pero sus resultados lo colocan en el mismo camino que éstos y tarde o temprano se colocará a la par de ellos o los superará.
 
 
Sólo tiene 26 años y, además de sus cuatro títulos, es el piloto con más récords vigentes, lo que lo hace un fuera de serie.
 

Es admirador de los que él llama “los tres Michaels”: Schumacher, Jordan y Jackson, y en diversas ocasiones ha declarado que han influido en su carrera.
 

Schumacher, el kaiser, su compatriota y heptacampeón de la Fórmula 1, fue su inspiración al volante, mientras que de Jordan, considerado por muchos el mejor basquetbolista de todos los tiempos, reconoce el liderazgo y la motivación que emana de sus libros autobiográficos.
 
 
La música de Jackson, en tanto, le ayuda a relajarse y es lo que escucha antes de cada competencia, pensando en los días de su infancia cuando quería ser cantante como el estadounidense.
 
 
También es coleccionista de la música de The Beatles y la canción Drive my car es una de las que escucha para animarse.
 
 
Su talento es indiscutible y lo que más le reconoce el cuerpo de ingenieros de su escudería Red Bull es su capacidad para comunicarse con ellos y encontrar la perfecta puesta a punto de los autos.
 

En pista es un predador. Es tan exigente consigo mismo y su carácter competitivo es tan fuerte, que en algunas ocasiones ha arriesgado de manera innecesaria con tal de mejorar su posición en una carrera o imponer otra vuelta rápida, aunque ya haya asegurado la victoria.
 
 
Pero ha madurado y cada vez es más astuto, lo que lo también lo hace más peligroso. Esta evolución en su desempeño no impide que mantenga ciertas supersticiones, como pasar una “moneda de la suerte” por las cuerdas de sus zapatillas de competencia y poner a sus autos nombres femeninos.
 

Para Vettel, el 2014 será otro año de retos, pero con una nueva motivación: su novia desde la preparatoria, Hanna Prater, lo convertirá en padre, un gran desafío para un hombre que ha mostrado que no hay obstáculos invencibles.