Archivo

Verdugos enfrentan escasez de químicos letales en EU

06 febrero 2014 3:45 Última actualización 20 enero 2014 5:2

  [Estudian recurrir al fusilamiento; Europa bloquea exportaciones./Cuartoscuro]


 
 

Agencias
 

El cese de las exportaciones europeas de productos químicos necesarios para las ejecuciones con inyección letal en Estados Unidos, por razones humanitarias, ha provocado que en varias entidades de ese país se estudie el regreso a los pelotones de fusilamiento.
 
La escasez ya causó que el jueves Dennis McGuire, de 53 años, protagonizara la ejecución más larga –26 minutos– de las 53 que se han realizado en Ohio desde que se restableció la pena capital hace 15 años. McGuire, sentenciado por violar y asesinar con un cuchillo a Joy Stewart, recién casada embarazada de ocho meses en 1989, parecía inconsciente después de que se le administró un cóctel nunca antes probado a base del sedante midazolam y el calmante hidromorphone. Sin embargo, su familia, presente en el “pabellón de la muerte” del penal de Lucasville, evalúa demandar a las autoridades estatales por la tortura que sufrió en sus momentos finales, opuesta a los preceptos constitucionales, ya que el prisionero agonizó entre convulsiones, jadeando y resoplando con fuerza antes de ser declarado oficialmente muerto.
 
Para evitar querellas por las ejecuciones con dolor –la Carta Magna señala que deben efectuarse sin crueldad–, Ohio, que agotó sus reservas de pentobarbital, planeó al igual que otros estados recurrir a una sola dosis del sedante sodium thiopental, pero Hospira, compañía con sede en Illinois, indicó que no puede prometer al gobierno de Italia, donde la droga se fabricaría, que no será usada para el máximo castigo, lo que también ocurrió en el caso del pentobarbital importado de Dinamarca, explicó AP..
 
En Missouri se propuso emplear propofol, el anestesiante de cirugía famoso por la sobredosis que mató a Michael Jackson: no obstante, el gobierno estatal desechó la idea por temor a que la Unión Europea suspendiera las exportaciones, detonando una escasez a nivel nacional. Empresas de Israel e India también han bloqueado sus ventas; otra opción que se baraja es encargar los químicos letales a farmacias estadounidenses, aunque en 2012 calmantes contaminados que los servicios médicos de Massachusetts adquirieron desataron una epidemia de meningitis, que cobró 64 vidas.
 

Dada la suerte de McGuire, los abogados de Gregory Lott, quien sería ejecutado en Lucasville el 19 de marzo, anunciaron que presentarán una demanda por inconstitucionalidad. Entre tanto, políticos han sugerido reimplantar los fusilamientos, práctica casi desaparecida en el mundo. Rick Brattin, diputado estatal de Missouri, dijo que los republicanos apoyarán la medida, ya que la cámara de gas, también incluida en la legislación, no se ha utilizado desde 1965.
 

A su vez, Bruce Burns, senador estatal republicano de Wyoming, afirmó incluso que el fusilamiento resultaría más barato que la cámara de gas, que también se empleó ahí por última vez en 1965. En toda la historia moderna de la Unión Americana, sólo Utah ha ejecutado con ese método, en tres ocasiones entre 1977 y 2010.