Archivo

Ventas de casas usadas en EU se desploman en noviembre

06 febrero 2014 7:14 Última actualización 19 diciembre 2013 10:48

[Las ventas se vieron afectadas por un aumento en las tasas de interés./Bloomberg]


 
Reuters
 
Estados Unidos.- Las ventas de viviendas usadas en Estados Unidos cayeron con fuerza en noviembre, a su menor nivel en casi un año, afectadas por un aumento en las tasas de interés desde la primavera boreal y alzas de precios que han alejado del mercado a algunos compradores.
 
La Asociación Nacional de Agentes Inmobiliarios (NAR, por sus siglas en inglés) dijo que las ventas de casas usadas cayeron un 4.3 por ciento el mes pasado, en la tercera baja mensual consecutiva, a una tasa anualizada de 4.90 millones de unidades.
 
Fue la menor lectura anual desde diciembre del 2012 y estuvo bien por debajo de la mediana de las proyecciones de analistas consultados, que pronosticaban un ritmo de 5.03 millones de unidades.
 
"Es una clara pérdida de impulso para las ventas de casas", comentó a los periodistas el economista jefe de la NAR, Lawrence Yun.
 
Las tasas de interés hipotecarias han subido con fuerza desde mayo por expectativas de que la Reserva Federal comenzaría a reducir su programa de compras de bonos. El 18 de diciembre, la Fed anunció que comenzará a disminuir sus compras mensuales de bonos en enero.
 
Yun dijo que el aumento en las tasas hipotecarias, junto al rápido incremento en los precios de las viviendas, hicieron que las compras de casas resulten menos asequibles para los estadounidenses.
 
Sin embargo, el dato indica que el alza de los precios de las casas podría estar enfriándose. El precio medio a nivel nacional subió un 9.4 por ciento interanual, a 196 mil 300 dólares.
 
Fue la primera vez en el año que el precio interanual no sube a un ritmo de dos dígitos.
 
Yun afirmó que la NAR está "muy preocupada" por los planes de la Agencia Federal de Financiación de Viviendas para reducir el tamaño máximo de hipotecas que pueden ser compradas por los gigantes hipotecarios Fannie Mae y Freddie Mac, pues eso podría obstaculizar aún más una recuperación del mercado inmobiliario.