Archivo

UE se queja contra Brasil ante OMC por discriminación fiscal

06 febrero 2014 6:58 Última actualización 19 diciembre 2013 12:12

[Las medidas inclluyen exenciones o reducciones a impuestos aplicados a productos nacionales./Bloomberg]


 
Reuters
 
BRUSELAS.- La Unión Europea (UE) presentó una queja contra Brasil ante la Organización Mundial del Comercio (OMC) por un régimen fiscal aplicado a los productos importados que considera discriminatorio.
 
"Brasil ha recurrido cada vez más a dicho régimen fiscal de manera incompatible con las obligaciones que le incumben en el marco de la OMC, otorgando ventajas a las industrias nacionales y protegiéndolas de la competencia", afirmó la Comisión Europea (CE) en un comunicado.
 
Las medidas incluyen exenciones o reducciones selectivas de los impuestos aplicados a productos nacionales que van desde automóviles hasta teléfonos inteligentes, semiconductores y computadoras.
 
La CE denuncia, en concreto, un aumento de 30 por ciento en los impuestos sobre los vehículos de motor aprobado en septiembre de 2011 y acompañado de una exención para los coches y camiones fabricados en el país.
 
Una vez expirado ese impuesto, en diciembre de 2012, el gobierno brasileño lo sustituyó por otro similar, denominado Inovar-Auto, considerado "controvertido" por el Ejecutivo europeo.
 
También se ha ampliado los regímenes de exención fiscal existentes para los exportadores nacionales, aumentando el número de beneficiarios potenciales.
 
"Estas medidas fiscales repercuten negativamente en los exportadores de la UE, cuyos productos se ven gravados con impuestos más elevados que los de sus competidores nacionales, (y) restringen el comercio favoreciendo la localización de la producción y los suministros", alegó la CE.
 
Según las autoridades europeas, las medidas también perjudican a los consumidores brasileños, que "se ven afectados por precios más elevados, una oferta limitada y un acceso restringido a productos innovadores".
 
La CE afirmó que ha decidido recurrir a la OMC después de haber intentado llegar a un entendimiento en más de 10 rondas de conversaciones bilaterales con Brasilia.
 
Los dos socios tienen ahora un plazo de 60 días para alcanzar una solución satisfactoria.
 
De no ser posible, la UE podrá solicitar a la OMC el establecimiento de un grupo especial que se pronuncie sobre la compatibilidad entre las medidas aplicadas por Brasil y las normas de la organización multilateral.
 
La UE es el principal socio comercial de Brasil y respondió en 2012 por 20.8 por ciento del total de sus intercambios comerciales.