Archivo

Tres ideas clave detrás de los Nobel de Economía

07 febrero 2014 3:42 Última actualización 14 octubre 2013 9:45

 [Eugene F. Fama, Robert J. Shiller y Lars Peter Hansen, ganadores del Nobel de Economía 2013. / Reuters] 


 
 
Redacción
 
Eugene F. Fama, Robert J. Shiller y Lars Peter Hansen son los ganadores del premio Nobel en Ciencias Económicas en su edición 2013 por su trabajo para entender cómo fluctúan los precios en los mercados.
 
Los premios son "una colección muy interesante porque Fama es el fundador de la teoría de los mercados eficientes y Shiller es al menos uno de sus críticos", dijo Robert Solow, ganador del Nobel de Economía en 1987 y profesor Emérito del Massachusetts Institute of Technology en Cambridge.
 
El trabajo de los galardonados abarca al menos 50 años de investigación, comenzando con el hallazgo de Fama de que es difícil predecir los movimientos de precios en el corto plazo, una conclusión que contribuyó al desarrollo de fondos de índices de acciones. Posteriormente, el trabajo de Shiller y Hansen se enfocó en los cambios de precios en el largo plazo y qué tanto pueden ser explicados por características fundamentales como pago de dividendos de acciones y el apetito por el riesgo de los inversionistas.
 
Éstas son algunas de sus ideas para entender sus aportaciones al campo:
 
¿Qué tan eficientes son los mercados?
 
Mientras Fama, considerado por economistas como el "padre de las finanzas modernas", defiende que los mercados son eficientes, la postura de Shiller es contraria.
 
A mediados de los 60, Fama planteó que los precios de las acciones siguen una caminata aleatoria ("random walk") lo que hace imposible para un inversionista, aunque sea un profesional, obtener una ventaja y negó la posibilidad de que los mercados produzcan burbujas.
 
"La investigación de Fama a finales de los 60 y principios de los 70 mostró qué tan increíblemente difícil es ganarle al mercado y qué tan increíblemente difícil es predecir cómo se desarrollarán los precios de las acciones durante un día o una semana", dijo Peter Englund, profesor de la Stockholm School of Economics y secretario del comité que otorga el Nobel de Economía.
 
"Esto muestra que no hay razón para que una persona común se involucre en el análisis de acciones. Es mucho mejor invertir en un portafolio amplio".
 
 
La teoría de Shiller, generada en los 80, apunta a que es más fácil predecir precios en el largo plazo, después de hallar que los precios de las acciones fluctúan más de lo que los cambios en los dividendos sugerirían, relación que también se presenta en los bonos. Además, comprobó que muchos inversionistas toman decisiones irracionales y que esto, en parte, desemboca en burbujas.
 
Uno de sus “papers” claves es el titulado "¿Los precios de las acciones se mueven demasiado para ser justificados por subsecuentes cambios en dividendos?" (Do Stock Prices Move Too Much to Be Justified by Subsequent Changes in Dividends?).
 
Este trabajo reunió evidencia en contra de la teoría de la eficiencia de los mercados y demostró que el precio de las acciones eran demasiado volátiles para reflejar el futuro flujo de ganancias del activo.
 
En contraste, la teoría de Fama afirma que los mercados sí demuestran toda la información que hay disponible en el momento y que los cambios de los precios son la respuesta a noticias, es decir, a información que antes no se conocía.
 
El índice S&P/Case-Shiller sobre precios de casas
 
El estudio de los precios de las casas ha sido de gran interés para Shiller, quien, descontento con la información existente, creó el índice S&P/Case-Shiller, que capturó cómo los precios se duplicaron en Estados Unidos de 2000 a mediados del 2006, para luego desplomarse 35 por ciento en medio de la peor crisis económica desde la Gran Depresión.
 
"La investigación de Shiller mostró episodios cuando los activos están sobrevaluados", dijo Englund. "Shiller dijo a finales de los 90, cuando las acciones tecnológicas subieron, que esto no era sostenible en el largo plazo, y estuvo en lo correcto. También advirtió durante miuchos años sobre una burbuja inmobiliaria en los Estados Unidos. También tuvo la razón".
 
 
Econometría y probabilidad
 
El trabajo del profesor Hansen explora las implicaciones formales de modelos económicos dinámicos en los que los tomadores de decisiones se enfrentan a ambientes de incertidumbre. El tema principal de su investigación ha sido desarrollar y aplicar métodos económetricos que sean consistentes con los marcos probabilísticos de los modelos económicos que analiza.
 
Los modelos econométricos de Hansen tienen implicaciones para el consumo, la inversión de ahorros, la valuación de activos y las compras de productos y servicios.
 
"La elección de tener a Hansen para complementar los dos extremos de mercados eficientes y mercados ineficientes es el balance perfecto entre los dos", dijo Andrew Lo, profesor de FInanzas en la Sloan School of Management, del MIT.
 
 
 
Con información de Bloomberg y Financial Times