Archivo

Toyota cambia la jugada y va por nuevos proveedores

12 febrero 2014 4:42 Última actualización 10 junio 2013 10:29

   [Bloomberg] 


 
Bloomberg
 
Toyota Motor Corp. decidió que ya no precisa 50 tipos de bolsas de aire para proteger las rodillas del conductor. La empresa dice que diez deberían ser suficientes.
 
En lo que es una de las iniciativas más grandes del presidente Akio Toyoda desde que asumió funciones en 2009, la automotriz separa la paja del trigo dividiendo la cantidad de partes que usa y aumentando los componentes comunes a todos los modelos. El plan recortará tanto tiempo como costo de invención de nuevos modelos en casi un 30%, según los cálculos de Toyota. En el ejercicio fiscal 2012, la automotriz invirtió aproximadamente unos 9,600 millones de dólares en investigación y desarrollo, según los datos recabados por Bloomberg.
 
Los fabricantes internacionales de partes, como Johnson Controls Inc., Robert Bosch GmbH y TRW automotive Holdings Corp., como también Denso Corp., que es la proveedora más grande de Toyota y de la cual la automotriz tiene el 31% y es la proveedora, apuestan a que la campaña del presidente Toyoda los ayude a conseguir más contratos, queactualmente se encuentran en manos de empresas japonesas más pequeñas.
 
“Esto tendría que traducirse en oportunidades para los megaproveedores mundiales” que tengan capacidad global y pericia en el diseño, dijo Masahiro Akita, analista externo de Credit Suisse de Tokio.
 
Johnson Controls, que es la fabricante mundial de butacas y baterías para autos, dice que va a abrir un centro de pruebas por 3,500 millones de yenes (35 mdd) en Yokohama, en las afueras de Tokio, el próximo octubre, ya que espera que las ventas crezcan. Toyota no se cuenta en el ranqueo de los tres clientes más importantes de Johnson, según muestran los datos recabados por Bloomberg.

En busca del ahorro

En el pasado, Toyota se centraba en desarrollar partes personalizadas. Precisaba 50 clases de bolsas de aire para la zona de las rodillas, porque las butacas de los diversos modelos tenían perfiles distintos. Toyota dice que, con la estandarización de los modelos, puede recudir la variabilidad en las bolsas de aire en un 80%.
 
A partir del año pasado, la automotriz recortó drásticamente la cantidad de radiadores y la llevó de cerca de 100 a 21, según Shinichi Sasaki, que es el titular mundial de compras de Toyota. Y para 2016, la empresa quiere reducir de unos 18 a 6 los tamaños de cilindros que llevan los motores, según informó el periódico Nikkan Kogyo el 4 de junio. Toyota declinó formular comentarios sobre el informe publicado.
 
“Desde ahora, Toyota buscará que determinadas partes que emplea sean compatibles con las partes estándar que se usan globalmente en muchas automotrices”, dijo la empresa en una declaración de marzo que describía someramente la nueva arquitectura global de Toyota.
 
La meta que se fijó el presidente Toyoda, que es usar partes producidas por los fabricantes más grandes que se pueden reemplazar en cualquier parte del mundo, debería hacer que la empresa estuviese menos expuesta a cualquier interrupción en el suministro. El tsunami y el terremoto del 11 de marzo de 2011 que tuvo lugar en Japón obligó a Toyoda a enfrentarse a la complejidad y a los riesgos de depender de miles de proveedores, tercerizados y subcontratados que fabricaban las partes personalizadas.
 
El terremoto “realmente nos hizo mirar nuestra cadena de producción con gran detalle y buscarle determinadas debilidades, y ver las cosas que precisaban que se las arreglase”, dijo el vocero de Toyota, Dion Corbett.