Archivo

Tormenta invernal semiparaliza noreste de EU

06 febrero 2014 3:46 Última actualización 03 enero 2014 8:8

 [Nueva York y Nueva Jersey se declararon en emergencia./Reuters] 


 
Notimex
 

La primera tormenta invernal del año semiparalizó la mayor parte del noreste de los Estados Unidos, provocando la cancelación de más de 2 mil vuelos, el cierre de centros escolares y declaratorias de emergencia en Nueva Jersey y Nueva York.
 

Una acumulación de nieve de más de medio metro en Massachusetts, temperaturas que alcanzaron -30°C en Illinois y vientos de más de 60 kilómetros en las zonas costeras de Long Island crearon condiciones peligrosas para el transporte y múltiples accidentes, aunque no se reportaron víctimas fatales.
 
 
Autoridades recomendaron a la población permanecer en sus hogares toda vez que el nivel de frío y el viento pueden ocasionar el congelamiento de las partes expuestas del cuerpo en menos de 10 minutos.
 

Cientos de cuadrillas de emergencia buscaban despejar las principales vías de circulación, así como restablecer el servicio eléctrico en zonas donde la nieve causó el derribo de postes de suministro.
 

En Boston, agencias locales pusieron en marcha un operativo para recoger a personas sin hogar y trasladarlas a albergues de la ciudad.
 

Los principales aeropuertos de la zona fueron cerrados desde la noche del jueves, lo que ocasionó un efecto dominó en la posposición del tráfico aéreo en la mayor parte del país con más de 6 mil demoras. En el O'Hare de Chicago, uno de los principales de Estados Unidos, se cancelaron más de 600 vuelos.
 

Amtrak, el servicio de trenes que opera en el corredor del noreste, notificó de posibles retrasos a partir de este viernes.
 
 
En Nueva Inglaterra, la región del noreste que incluye Massachusetts, Vermont, Rhode Island, Maine y Connecticut, las autoridades pidieron a la población estar alerta ante la posibilidad de inundaciones costeras.
 
 
El Servicio Meteorológico Nacional reportó que la precipitación de nieve continuaría a lo largo del viernes en el noreste de los Estados Unidos, donde continuarán las bajas temperaturas que se combinarán con un frente ártico procedente de las planicies del noreste a lo largo del sábado.