Archivo

Terror al cuadrado

06 febrero 2014 7:13 Última actualización 27 noviembre 2013 5:15

 [El éxito de la segunda parte de Km 31 depende de la comercialización: productores / dfinitivo.com]


 
Rosario Reyes
 

El género de terror se suma a lo que el productor Fernando Rovzar, de la firma Lemon Films, llama “la consolidación del Nuevo Cine Mexicano”. Tras el anuncio de la segunda parte de su exitosa cinta Km 31, cuyo estreno está previsto para finales del año entrante o principios de 2015, Rovzar aseguró que lo más conveniente para competir en el mercado internacional es filmar películas de género, “creo que desde el punto de vista financiero, el éxito de una productora está en el valor de su librería, tener una actividad suficiente como para que le permita no vivir de hacer películas, sino de comercializar su librería, en nuestro caso, que nuestras 14 películas se sigan vendiendo”.
 

Con dos festivales (Mórbido y Macabro), ciclos en la Cineteca Nacional, clásicos como la saga de vampiros protagonizada por Germán Robles, o Más negro que la noche, cuyo remake en 3D con Zuria Vega, Adriana Louvier, Eréndira Ibarra, Ona Casamiquela y Margarita Sanz, se estrenará en 2014, producido por Leonardo Zimbrón (Nosotros los Nobles, Amor a primera Visa), y cintas recientes como Morgana, de Ramón Obón, protagonizada por Irán Castillo, México ha mantenido no sólo el gusto, sino la producción de películas del género, aunque, dice Fernando Rovzar, “falta continuidad”.
 
La otra mirada
 
Si en la primera entrega la trama de Km 31 se centraba en un niño en busca de su madre, “en ésta es una madre buscando a su hijo, que no se detendrá ante nada para encontrarlo”, adelanta el director Rigoberto Castañeda sobre Km 31.2, estelarizada nuevamente por Iliana Fox, Adrià Collado y Raúl Méndez, a la que se une entre otros, Juan Manuel Bernal, en el papel de un político escéptico. En conferencia de prensa realizada en una locación de la colonia Doctores, Castañeda prometió una película más impresionante gracias a los avances en la tecnología, que la saga aprovechará, agregó Billy Rovzar, otro de los productores, para lograr efectos especiales “nunca antes vistos”.
 
El cine de género, advierte Fernando Rovzar, “es de los más lucrativos, porque juega con sensibilidades… creo que todo el cine mexicano es independiente, porque no tenemos grandes estudios en este país, en Lemon hacemos cine de género, pero más que nada, hacemos el siguiente guión que nos llame la atención, el tipo de película que nosotros veríamos como espectadores, claro, tomamos en cuenta el negocio, pero podemos hacer Km 31, Después de Lucía o Carriere, que es un documental”.
 

Así que, “en la medida que una productora se vuelva una generadora de contenidos y no nada más de cine, irá creciendo; una película te ocupa un año, un año y medio de tu vida, no puede ser eso lo único que tienes, si no, para mantenerte, sangras el presupuesto y el dinero no acaba en la pantalla; si el espectador no recibe la excelencia en el trabajo, ya no ve tu segunda película”, dice uno de los socios de Lemon Films, que debutó con Matando Cabos y colocó su segundo título, Km 31, entre los más vistas del cine nacional. Hasta ahora, la firma ha producido catorce películas, cuatro series de televisión, un par de obras de teatro y comerciales.
 
Fernando se manifiesta por la continuidad de los éxitos taquilleros recientes; “es un honor que Km 31 todavía esté dentro de las Top Ten, pero tengo que decir que venimos con la parte dos buscando el primer lugar, soy gran amigo de Eugenio Derbez y Gary Alazraki, pero alguien les tiene que venir a ganar, es lo mismo que hablábamos con el choque del Estadio Azteca en Matando Cabos, que otro venga y nos gane, que hagan una secuencia de acción mejor, para después nosotros regresarles la misma y así mejora la industria”, concluye quien es director de la segunda unidad de Km 31.2.