Archivo

Supera crisis el Capitolio

07 febrero 2014 3:47 Última actualización 17 octubre 2013 5:47

[Boehner promete que seguirá la lucha contra el Obamacare / Reuters]


 
Agencias
 
WASHINGTON, DC.–– El peligro de una moratoria en Estados Unidos quedó conjurado gracias a la negociación de último minuto entre Harry Reid, líder de la mayoría demócrata del Senado y su contraparte republicano, Mitch McConnell. La reforma de salud del presidente Barack Obama salió intacta del choque que durante 16 días cerró parcialmente al gobierno federal, pero John Boehner, líder de la Cámara de Representantes, advirtió que seguirá la lucha contra el llamado Obamacare.
 

El acuerdo establecido por Reid y McConnell, votado 81-18 en el Senado, financiará a la administración hasta el 15 de enero y aumentará el techo de la deuda hasta el 7 de febrero. Después, podría desencadenarse otra crisis si el comité de conferencia que se decidió formar, encabezado por el diputado federal republicano Paul Ryan, excandidato a la vicepresidencia en 2012, y la senadora demócrata Patty Murray, no logra una solución a largo plazo.
 

En la Cámara baja, la votación fue de 285-144, al tiempo que Obama anunciaba que promulgaría de inmediato el proyecto cuando llegara a su despacho. Los temores de un bloqueo del Tea Party, la fracción más dura de los republicanos, amainaron una vez que el senador Ted Cruz dijo que nada se ganaría con retrasar “uno o dos días” el proceso legislativo.
 

“Este es un momento para la reconciliación”, manifestó McConnell por la mañana, al asegurar que los republicanos consiguieron reducir el gasto para los próximos dos años, aunque sin dar detalles. Se espera así el regreso a sus puestos de 400 mil empleados federales, víctimas de lo que John McCain, uno de los senadores republicanos más influyentes y candidato al Ejecutivo en 2008, calificó como un “episodio vergonzoso”.
 
Intacto
Los republicanos sólo pudieron fijar revisiones de ingresos más estrictas para los ciudadanos que busquen asegurarse con el subsidio que ofrece el Obamacare. Atrás quedaron sus bravatas de aplazarlo por un año o dos, que fueron rebajando a los impuestos para el instrumental médico y el reaseguramiento que financiarán en parte el plan del mandatario.
 

La mayoría de los medios opinó que Boehner quedó sin liderazgo, ya que no pudo contener la rebelión del Tea Party que impidió votar un acuerdo el martes. No obstante, el diputado de Ohio indicó que lanzará “ataques inteligentes y precisos” para “dividir a la coalición con que el presidente impuso al pueblo su ley de salud”.