Archivo

Sin reforma, México sería un importador neto de energía en 2016: Sener

07 febrero 2014 5:52 Última actualización 05 agosto 2013 16:8

  [Cuartoscuro]   


 
Notimex

El secretario de Energía, Pedro Joaquín Coldwell, urgió al Congreso a analizar y aprobar pronto la reforma energética y alertó que de no ser así, en 2016 México podría convertirse en un importador neto de energía primaria.

Al participar en el Encuentro Legislativo Cenecista, el funcionario federal dijo que el presidente Enrique Peña Nieto definirá este lunes cuándo remitirá al Poder Legislativo su iniciativa en la materia; "creemos que será esta semana, aunque hay que esperar el anuncio, ya falta poco".

Explicó que la reforma energética que enviará el Ejecutivo federal tiene como objetivos incrementar la producción de energía y darle un sentido social, además de mantener la rectoría del Estado sobre los hidrocarburos y a Petróleos Mexicanos (Pemex) como una empresa pública.

También prevé fortalecer la Comisión Nacional de Hidrocarburos y reformar las leyes reglamentarias relacionadas con la explotación de los productos energéticos del subsuelo, resaltó el titular de la Secretaría de Energía (Sener).

Asimismo destacó la importancia de esa iniciativa, pues señaló que en 2016 "nuestra producción de energía primaria puede llegar a caer por debajo de la demanda y si no hacemos nada para cambiar esta tendencia decreciente, para ese año podríamos volvernos importadores netos de energía primaria".

En México, aseguró, la producción de crudo y gas ha declinado en los últimos años, "estamos produciendo 2.5 millones diarios de barriles de crudo en lugar de los 3.3 millones de 2004, por lo que hemos perdido casi 900,000 barriles diarios de producción.

Otro tema preocupante es que en los últimos años se ha generado un mercado ilícito de energéticos y se ha incrementado el número de tomas clandestinas detectadas por Pemex, a través de las cuales se ha sustraído un volumen creciente de crudo, gasolinas, gas LP y otros refinados.

Joaquín Coldwell detalló que la mayoría de las tomas clandestinas se han detectado en los poliductos, lo que ha generado cuantiosas pérdidas económicas; Pemex Refinación ha sido la más afectada, con 4.4 millones de barriles extraídos de 1,620 tomas clandestinas en 2012.

En cuanto a la electricidad, las pérdidas no técnicas asociadas al robo de energía han aumentado notablemente y representan 50% de las pérdidas totales de distribución, por lo que urge reducir el robo de combustibles y de electricidad para mejorar las finanzas de las paraestatales, agregó.