Archivo

Sin éxito, estrategia anticrimen de FCH: ex director del Cisen

06 febrero 2014 7:6 Última actualización 22 noviembre 2013 5:27

 [La violencia y la colusión con la policía no ayudaron, dice Guillermo Valdés Castellanos / Édgar López / El Financiero]


 
 
Fernando Ramírez de Aguilar
 
 
Los niveles de violencia alcanzados entre 2004 y 2006, a consecuencia de la batalla contra los narcotraficantes, obligaron a establecer una estrategia que lamentablemente no tuvo el éxito deseado.
 

Así lo reconoció Guillermo Valdés Castellanos, exdirector del Centro de Investigación y Seguridad Nacional (CISEN) durante el gobierno de Felipe Calderón Hinojosa, y autor del libro Historia del narcotráfico en México.
 

Durante una conversación con EL FINANCIERO, minutos antes de la presentación de su obra en la que participaron también Eduardo Guerrero, Ricardo Raphael de la Madrid y Alejandro Hope Pinzón, Valdés Castellanos sostiene que el problema del narcotráfico en México “ha alcanzado niveles insospechados debido a los acuerdos siniestros entre los líderes de los cárteles y los cuerpos policíacos, por la complicidad con algunos miembros del gobierno y las negociaciones establecidas por los narcos con militares y cuerpos de seguridad.
 

Agregó que el poder económico de las organizaciones delictivas dedicadas al narcotráfico están estrechamente vinculadas al funcionamiento del mercado de consumo de Estados Unidos y en la medida en que este mercado se diversifica y cambia, en esa medida los carteles han ido perdiendo ingresos y están buscando ampliar su territorio de influencia y nuevas formas de obtener dinero.
 

Guillermo Valdés sostiene que el alto posicionamiento de los narcotraficantes resulta impactante y digno de un análisis cuidadoso, pues estos grupos cuentan con cuantiosos recursos que sirven para corromper a los policías, quienes tienen ingresos precarios en comparación con lo que les ofrecen los delincuentes.
 

En Historia del narcotráfico en México, Guillermo Valdés detalla las acciones de los narcotraficantes y sus alcances en cuanto a ganancias, territorio y formas de operar. Para ello repasa el origen del comercio de drogas y las estrategias de sus actores que “en complicidad con comandantes de la policía, agentes ministeriales, representantes del Ejército y políticos han conformado un grupo de poder sin precedentes en el país”.