Archivo

Siguen cíclicos en fase recesiva; coincidente profundiza baja

07 febrero 2014 3:44 Última actualización 07 octubre 2013 5:19

[Expertos señalan que datos apuntan hacia la posibilidad de que la economía haya entrado en recesión durante el segundo trimestre / Cuartoscuro]


  
Tlaloc Puga Mercado
 
 
El sistema de indicadores cíclicos, que intenta determinar en qué fase se encuentra la economía mexicana y hacia cuál se dirige, mostró que la actividad productiva se ubicó en etapa de recesión, ya que tanto el indicador coincidente como el adelantado continuaron encontrándose por debajo de su tendencia de largo plazo, igual a 100 puntos.
 
 
Para Eduardo González, analista de Banamex, los datos apuntan hacia la posibilidad de que la economía haya entrado en recesión durante el segundo trimestre, pero se requiere de más información para confirmar o modificar esta percepción.
 
 
El índice coincidente sumó su treceavo descenso mensual seguido y se situó en las 99.94 unidades en el mes de julio, su nivel más bajo en los últimos 28 meses y acumuló su cuarto mes consecutivo por debajo de 100 puntos.
 
 
De acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), para determinar si la actividad económica entra o se encuentra en recesión, es necesario considerar no solamente si el indicador coincidente se ubica en la etapa recesiva, sino además si ha registrado por lo menos nueve meses desde que inició la desaceleración y que se tengan 21 meses mínimo entre el pico actual y el pico anterior.
 
 
Esas condiciones al parecer se están cumpliendo para afirmar que se ha detectado un punto de giro en el ciclo económico del país.
 
 
Por su parte, el indicador líder o adelantado se posicionó en 99.99 puntos en el mes de julio, aunque la cifra oportuna para agosto también fue de 99.99, lo que implicaría dos meses consecutivos en fase recesiva del ciclo económico. A pesar de eso, destacó que la cifra de junio fue revisada al alza de 99.98 a 100.01 puntos.
 
 
La tendencia del indicador adelantado es congruente con la menor actividad económica observada en el segundo trimestre del año, cuando la economía mexicana se contrajo 0.7 por ciento, respecto del trimestre previo.