Archivo

Septiembre, mal mes para los mercados

07 febrero 2014 3:46 Última actualización 02 septiembre 2013 5:15

[Prevén que la Fed reduzca ritmo de compra de activos / Bloomberg] 


 
 
Clara Zepeda
 
 
Septiembre es uno de los peores meses para invertir en bolsa de valores en las últimas décadas, apuntan los 30 años pasados del Dow Jones.
 
 
El Dow Jones, índice accionario que refleja el comportamiento del precio de la acción de las 30 compañías industriales más importantes y representativas de Estados Unidos, ha registrado en 17 años importantes pérdidas en septiembre.
 
 
Los años más críticos para este índice accionario han sido 2002, con una caída de 12.37%; 2001, con una baja de 11.08%, y 1986, con un retroceso de 6.89%.
 
 
Si bien acertar es difícil, ya que incluso en el mejor mes de la renta variable hay inversionistas que pueden registrar pérdidas si entraron en el máximo, hay un aforismo bursátil que dice que el peor mes del año para invertir en acciones es octubre, junto a septiembre o noviembre.
 
 
La aversión al riesgo nuevamente ha tenido un repunte en sesiones recientes debido a la perspectiva de que en este mes comience el llamado tapering --inicio de la reducción del ritmo de compra de activos por parte de la Reserva Federal (Fed) en la reunión monetaria del 17 y 18 de septiembre.
 
 
A los mercados les preocupa que una retirada prematura o precipitada de los estímulos monetarios en Estados Unidos pueda poner en peligro la recuperación de la economía estadounidense.
 
 
Pese al festivo por el Día del Trabajo en EU este lunes, los datos que se reciban esta semana serán decisivos en la recta final hacia la reunión de la Fed dentro de dos semanas.
 
 
El próximo viernes se publica el dato de nóminas no agrícolas en EU, el cual detallará el comportamiento del empleo en agosto.
 
 
Tras sorprender en julio con una acelerada recuperación a niveles que no se habían alcanzado a lo largo del año, el dato del ISM Manufacturero de agosto se dará a conocer esta semana, además del Beige Book de la Fed.
 
 
Las tensiones geopolíticas en Oriente Próximo, con el estallido de la crisis social en Egipto y la posibilidad de un inminente ataque militar de EU al régimen de Siria, han provocado la alarma en los mercados de materias primas, especialmente en el del petróleo, el más sensible tanto al complejo escenario que se vive en ambos países como al temor de que los problemas de extiendan a zonas limítrofes.
 
 
En la eurozona, Grecia ha irrumpido en las últimas semanas la campaña electoral en Alemania, donde el 22 de septiembre se celebrarán elecciones, en las cuales la actual canciller, Angela Merkel, buscará reelegirse por tercer periodo consecutivo.
 
 
El gobierno heleno reconoce la necesidad de un nuevo paquete de rescate, el tercero, por un importe de hasta 10 mil millones de euros.
 
 
China crecería 7.5% en este año, su tasa más baja desde 1990, pero no es la única economía emergente que se desacelera. Países como Brasil, México o Rusia también han revisado a la baja sus perspectivas de crecimiento para este año.