Archivo

Sector automotriz padece importación legal e ilegal de autos de EU

06 febrero 2014 7:3 Última actualización 29 diciembre 2013 12:26

   [Deprecia hasta en 30% el valor de las unidades legales en México e impide el desarrollo de la cadena comercial nacional. / Bloomberg] 


 
Notimex
 
A 20 años de la firma del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), la industria automotriz continúa padeciendo la importación legal e ilegal de vehículos procedentes de Estados Unidos, por lo que el sector pidió "tolerancia cero" a fin de solucionar este problema.


De acuerdo con la industria automotriz, esa situación deprecia hasta en 30 por ciento el valor de las unidades legales en México e impide el desarrollo de la cadena comercial nacional.


Estima que al concluir el año la importación de autos usados procedentes de Estados Unidos llegará en el periodo a 650 mil unidades, cifra que representa 62 por ciento del número de vehículos nuevos vendidos en el mercado interno.


A ello se suma una cifra importante de autos de contrabando o "chocolate" que siguen llegando al país, por ello la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores (AMDA) pidió "tolerancia cero".


El director adjunto de la AMDA, Guillermo Rosales Zárate, sostuvo que con la entrada de vehículos usados desde 2005, año en que se permitió la importación de unidades sin restricciones, la cifra asciende a más de siete millones 100 mil unidades.


"Este año, con las cifras que tenemos hasta octubre, nos apuntan a una importación que ya supera el medio millón, lo cual es una situación de gravedad para todo el mercado", advirtió.


Destacó que se trata una masa acumulada "muy importante" que llevan a que al cierre de diciembre se tengan siete millones 250 mil unidades.


Consideró que pese a que las autoridades han emitido decretos para regular la importación indiscriminada de autos, en la actualidad "jueces en el estado de Baja California buscan seguir con una serie de amparos que ya permitieron la introducción de 90 por ciento de basura vehícular al país.


"Estamos hablando de más de dos jueces de Baja California que recurrentemente han estado buscando la forma de seguir manteniendo los amparos", mencionó el directo de la AMDA en entrevista con Notimex.


Refirió que los amparos son principalmente contra dos puntos que contiene el decreto, el cual regula la importación indiscriminada de unidades y que fue promulgado por la pasada administración federal.


El primer punto está relacionado con no pagar arancel de los vehículos importados originarios de Estados Unidos y el hecho de que se tiene que presentar un certificado de origen expedido por un fabricante, y en caso de no se acreditar se permitirá la importación pagando un arancel de 10 por ciento para la importación definitiva.


El segundo punto, dijo, se refiere a que ese arancel que se pagaría en caso de no presentar el certificado de origen va en función de una lista de precios elaborada por la Secretaría de Hacienda, la cual aunque están por debajo de los precios del mercado, tiende a reflejar el costo comercial de cada uno de los vehículos según marca, modelo y mercado de Estados Unidos.


En su opinión, lo anterior es importante porque lo que históricamente venía sucediendo o sigue sucediendo en el caso de los amparos, es que el cálculo de aranceles y de impuestos, así como de derechos de importación se hace sobre el valor declarado por el importador, lo que genera una subvaluación que impacta en dos vertientes.


Por un lado, una menor recaudación fiscal y por otro lado una importación más barata que permite una mayor distorsión a la hora de vender dichas unidades.


Rosales Zárate apuntó que contra ello se ampararon importadores en la frontera norte y ya hay un criterio de la primera sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) desde el 10 de julio, en el que se declaró constitucional el decreto para regular la importación y se entró al análisis de fondo de estos puntos.


En ese sentido, detalló que lo que hace falta es que haya otros juicios de amparo que sean atraídos por la Corte y se resuelvan en la misma dirección, lo cual no es sencillo y es un recorrido muy largo.


A ello, reiteró, se suma el hecho de que aún siguen entrando al país por la frontera norte los llamados autos "chocolate" que son unidades que circulan en forma ilegal en el país y que carecen de un registro específico, precisamente por su carácter ilegal.


"Siguen entrando vehículos sin cumplir con el proceso de importación, cuya presencia es importante sobre todo en la franja fronteriza y en algunos estados como Chihuahua", lo que quiere decir que luego de aproximadamente siete años de tener una importación permitida y legal aún no se ha podido frenar el contrabando.


"Si bien hablamos de que ya no son la mayoría como en algún momento llegaron a serlo, siguen entrando". Por ello, dijo, es un fenómeno en el cual debe aplicarse "tolerancia cero", porque el indicador de éxito no es de que ya sean menos, sino que no debe darse ninguno.