Archivo

Se une México a Centroamérica para combatir al crimen

12 febrero 2014 4:23 Última actualización 21 junio 2013 20:3

[Cuartoscuro] 


 Roxana González García /enviada

SAN CRISTOBAL DE LAS CASAS. El gobierno de México acordó con las naciones de Centroamérica, Colombia y República Dominicana atacar de manera conjunta los problemas de violencia y narcotráfico, así como impulsar el desarrollo de la región para frenar la migración de indocumentados.

Al concluir la reunión de cancilleres, los ministros reconocieron, sin embargo, que será hasta dentro de 30 o 40 años, cuando se puedan resolver los principales desafíos que enfrenta la región.
   
“Los desafíos que tenemos son desafíos a mediano y largo plazo, el desafío del narcotráfico y del crimen organizado, el de la migraciones, así como el de lograr un desarrollo sostenible, son desafíos de largo plazo, de 30 a 40 años en adelante y no los vamos a resolver haciendo cositas aisladas, poquito a poco sin ninguna sistematicidad. Se requiere un esfuerzo sostenido”, dijo el canciller de Costa Rica, José Enrique Castillo.

En conferencia de prensa al término del encuentro, el cual se celebró en la Universidad Autónoma de Chiapas, los ministros establecieron que los problemas de violencia e inmigración que aquejan a la región no se pueden combatir de manera aislada, por lo que estuvieron de acuerdo en cerrar filas y realizar acciones coordinadas como bloque para tener resultados en el mediano y largo plazo.
 
El canciller mexicano, José Antonio Meade, anunció que a través de Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), se instalarán unidades móviles de atención médica para migrantes, con el fin de dar servicio en materia de salud.

“El Gobierno del Presidente Peña Nieto ha reafirmado el compromiso de México con el libre comercio, la movilidad de capitales y la integración productiva, incluyendo la identificación de nuevas oportunidades de intercambio comercial, que amplíen y dinamicen las relaciones de México con la región Latinoamericana y Caribeña”, dijo Meade.
 
Por otra parte, el canciller de El Salvador, Hugo Martínez Bonilla, expuso que en el encuentro se estableció trabajar hacia objetivos comunes en diversos rubros además del narcotráfico, crimen organizado, migración, asuntos económicos, de salud, infraestructura, sanidad, entre otros.
 
Las delegaciones se comprometieron a mantener la ejecución de estrategias de integración en el marco del Proyecto de Desarrollo e Integración de Mesoamérica, el cual incluye el fortalecimiento de la infraestructura que tiene impacto regional en cada uno de los países de la zona, con la finalidad de facilitar la integración y propiciar más comercio, inversión y generación de empleos.
 
Durante el encuentro, México comprometió recursos del Fideicomiso de Infraestructura para países de Mesoamérica y el Caribe a fin de apoyar proyectos potenciables hasta por 500 millones de dólares.