Archivo

Se reúnen por primera vez integrantes de la CFCE

07 febrero 2014 3:46 Última actualización 11 septiembre 2013 14:26

[Eduardo Pérez Motta, quien fuera secretario de la extinta CFC, ya fue relevado / Cuartoscuro] 


 
 
Notimex
 
 
Los integrantes del Pleno de la Comisión Federal de Competencia Económica (CFCE) se reunieron por primera vez este miércoles para tratar, entre otros temas, el proceso de entrega-recepción en materia operativa y administrativa del nuevo órgano regulador.
 


De acuerdo con la CFCE, los ex comisionados de la desaparecida Comisión Federal de Competencia (CFC), que fue presidida por Eduardo Pérez Motta, ya fueron relevados por Jesús Ignacio Navarro Zermeño, Martín Moguel Gloria y Benjamín Contreras Astiazarán.
 


Asimismo, por Alejandro Castañeda Sabido, Francisco Javier Núñez Melgoza y Alejandra Palacios, quien será la presidenta comisionada del organismo nacido a partir de la reforma en materia de competencia económica y telecomunicaciones.
 


La Comisión señaló que todos los temas que estaban en manos de la pasada CFC relacionados con el sector telecomunicaciones ya fueron turnados al Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT), tal como lo establecen los cambios constitucionales.
 


"La gestión de Eduardo Pérez Motta no dejó ningún pendiente relacionado con telecomunicaciones, por lo que ya se inició el proceso de entrega-recepción en materia operativa y administrativa", destaca.
 


La reforma, que entró en vigor el 12 de junio pasado, trasladó al IFT todas las atribuciones en materia de competencia económica de los sectores de radiodifusión y telecomunicaciones que antes estaban en la CFC.
 


Entre las facultades que posee la nueva CFCE se encuentran la de ordenar medidas para eliminar las barreras a la competencia y la libre concurrencia, prevenir y evitar monopolios, prácticas monopólicas o concentraciones.
 


Otras facultades son: regular el acceso a insumos esenciales y ordenar la desincorporación de activos, derechos, partes sociales o acciones de los agentes económicos, en las proporciones necesarias para eliminar efectos anticompetitivos.