Archivo

Se hunden las monedas de los mercados emergentes

07 febrero 2014 5:56 Última actualización 22 agosto 2013 5:55

[Ajustes en Fed impactan negativamente en divisas extranjeras / Bloomberg]


 
Eduardo Jardón
 
 
La expectativa de un ajuste inminente de la Reserva Federal (Fed) de Estados Unidos sobre su programa de estímulo monetario ha impactado negativamente sobre las divisas de los mercados emergentes desde mayo.
 
 
Desde ese mes a la fecha el peso acumula una pérdida de 7.7 por ciento frente al dólar, y además destacan las caídas que muestran otras divisas de la región.
 
 

En el mismo periodo el real de Brasil muestra una depreciación de 16.9 por ciento, mientras que en el peso de Uruguay la cifra es de 13.8 por ciento.
 
 
La preocupación de los inversionistas en los últimos meses se ha centrado en el ritmo en que el banco central estadounidense reducirá la compra de activos y el momento en que comenzará a hacerlo.
 
 

Esto ha generado incertidumbre en los mercados, que se ha reflejado en ajustes en la cartera de los inversionistas, con salidas de capitales de los países emergentes.
Una encuesta reciente de Bloomberg reveló que 65 por ciento de analistas consultados dan por hecho que la inyección de liquidez que realiza la Fed, actualmente de 85 mil millones de dólares por mes, comenzará a disminuir a partir de septiembre.
 
 
“La reducción de estímulos a los mercados financieros estadounidenses es lo que tiene presionados a todos los mercados emergentes”, indicaron analistas de Intercam en un reporte.
 
Detallaron que a medida que aproxima septiembre se acerca también la reunión de la Fed, y los especuladores e inversionistas han preferido salirse de mercados de riesgo.
 
 
Entre las divisas más golpeadas destaca la rupia de la India, que desde mayo acumula una pérdida de 15.3 por ciento. El tipo de cambio de ese país cerró ayer en 64.0350 dólares, con lo que registró un nivel máximo histórico.
 
 
Otras monedas que muestran una depreciación significativa frente al billete verde son el dólar de Australia, de 12 por ciento; el peso de Chile, con 8.3 por ciento; la lira de Turquía, con 8 por ciento, y el ringgit de Malasia, con 7.9 por ciento.
 
 
Por el contrario, las principales divisas de países desarrollados se fortalecieron frente al dólar en el periodo de referencia. Este es el caso del duro, con 2.3 por ciento; el franco suizo, con 2 por ciento, y la libra esterlina, con 1 por ciento.
 
 
Para analistas de BBVA Reserarch, existe el riesgo de que se registre una salida desordenada de la estrategia de política monetaria de la Fed. Esto prolongaría la volatilidad que se produjo en junio, luego de la reunión del Comité Federal de Mercado Abierto de esa institución y de la conferencia de prensa de su presidente, Ben Bernanke.
 

Los mercados financieros internacionales han tenido una volatilidad elevada a partir del 22 de mayo, cuando comentarios de Bernanke se interpretaron como un indicio de que a finales de este año la Fed podría comenzar el retiro de estímulos monetarios.