Archivo

Rusia envía buques a costas de Siria para impedir ataque estadounidense

07 febrero 2014 3:42 Última actualización 06 septiembre 2013 10:53

[Rusia es uno de los proveedores de armas más importantes de Siria / Reuters] 


 
 
Reuters
 
 
MOSCÚ.-  Con la finalidad de impedir un posible ataque estadounidense al régimen de Bashar Al-Assad, Rusia está enviando buques de guerra a las costas de Siria, reportaron hoy varias agencias de información estatales. 
 
 
El gobierno ruso, en desacuerdo con los países occidentales y árabes sobre el derrocamiento de Assad, asegura que su presencia el Mediterráneo garantiza la seguridad de la soberanía de Siria.  
 
 
El Ministerio de Defensa ruso dijo a fines de agosto que realizaría una rotación de rutina de sus barcos cerca de Siria.
 
 
Hoy, varios medios locales informaron que hay más unidades (buques) en camino, entre los cuales se encontraba el navío Nikolai Filchenkov, el cual se dirigía hacia el este del Mediterráneo.
 
 
"La embarcación atracará en Novorossiysk, donde tomará un cargamento especial y se dirigirá al área designada de servicio militar en el este del Mediterráneo", dijo la fuente sin dar más detalles sobre la carga.
 
 
La fragata Smetlivy partirá hacia el Mediterráneo entre el 12 y el 14 de septiembre, mientras que la corbeta Shtil y el buque de misiles Ivanovets se aproximarán a la costa siria a fines de mes, reveló otra fuente. 
 
 
El Ministerio de Defensa ruso declinó comentar los reportes, pero el viceministro de Defensa Anatoly Antonov dijo el jueves que la Armada rusa tenía actualmente un "grupo bastante fuerte" en el lugar.
 
 
"La Armada rusa no tiene intención de formar parte directa o indirectamente en un posible conflicto regional", dijo Antonov al canal de televisión estatal Rossiya 24. "Nuestros buques de la Armada son una garantía de estabilidad, garantía de paz, un intento por contener a otras fuerzas listas para comenzar una acción militar en la región", aseveró
 
 
Rusia, uno de los proveedores de armas más importantes del régimen de Bashar Al-Assad, se opone a una posible intervención estadounidense en Siria, pues argumenta que dicha acción carecería de un mandato del Consejo de Seguridad de la ONU, donde Moscú ha bloqueado los intentos liderados por Occidente para generar presión sobre Assad.
 
 
Occidente acusa a Rusia de proteger a Assad y la disputa ha ensombrecido esta semana la cumbre del G20 en San Petersburgo, con pocas expectativas de que las potencias puedan superar sus diferencias sobre el tema.