Archivo

Ruhani: "no renunciaremos" a enriquecer uranio

06 febrero 2014 6:50 Última actualización 10 noviembre 2013 12:8

 [El presidente iraní dijo que el enriquecimiento de uranio es la "línea roja" que no puede ser cruzada. / Reuters]  



AP

Teherán.- Irán logró avances con las potencias mundiales durante unas negociaciones "serias" sobre el programa nuclear de Teherán, afirmaron el domingo autoridades iraníes, pero insistieron que no puede obligárseles a abandonar el enriquecimiento de uranio en momentos en que el diálogo se dificulta en torno a los temores de que el país llegue a tener ojivas nucleares.

Los comentarios sobre el enriquecimiento de uranio son similares a declaraciones pasadas sobre el "derecho" de Irán a producir combustible atómico, uno de los elementos clave en las negociaciones. Pero el presidente Hasán Ruhani y sus enviados intentan asegurar a sus detractores que Irán no otorgará amplias concesiones en las negociaciones, las cuales concluyeron sin un acuerdo en Ginebra el domingo en la madrugada y serán reanudadas la próxima semana.

Todas las partes involucradas afirmaron que se lograron avances, pero hicieron notar que aún hay obstáculos, como los temores de Francia sobre el nivel del enriquecimiento de uranio iraní y un reactor de agua pesada que se tiene planeado y que producirá derivados del plutonio. La televisión estatal fustigó el sábado la posición francesa, y consideró que las autoridades galas son las "representantes" de Israel en las negociaciones.

El canciller Mohamad Javad Zarif dijo el domingo en Facebook que aún es necesario superar "algunos problemas", pero indicó que la última ronda de negociaciones con seis potencias occidentales — los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas y Alemania — fueron "serias pero respetuosas".

Occidente y sus aliados temen que los laboratorios iraníes para el enriquecimiento de uranio puedan generar un día material con fines bélicos. Sin embargo, en una concesión importante, Estados Unidos y otros países parecen no exigir ya el cese completo del enriquecimiento y están concentrados en disminuir la producción de ese enriquecimiento, ahora del 20%.

Dicho material es necesario para el único reactor de investigación de Irán, que produce isótopos con fines médicos, pero que está a corta distancia de generar material para las ojivas nucleares con un enriquecimiento superior al 90%. Los reactores productores de energía usan uranio enriquecido en un 3,5%.

Irán insiste que no busca la obtención de armas nucleares y sostiene que sus reactores tienen como único fin la generación de electricidad y los usos médicos.

En su alocución al Parlamento, Ruhani dijo que el enriquecimiento de uranio es la "línea roja" que no puede ser cruzada.

"Los derechos nucleares en el escenario internacional, incluido el enriquecimiento de uranio, en su territorio" no son negociables, insistió Ruhani, según lo citó la agencia noticiosa semioficial iraní ISNA. "Para nosotros, las líneas rojas no se pueden cruzar".

Irán mantiene que no puede ser obligado a abandonar su enriquecimiento de uranio porque ha firmado el tratado de la ONU que limita la proliferación de tecnología nuclear. El pacto permite el enriquecimiento bajo el monitoreo de la ONU.

El primer ministro israelí Benjamin Netanyahu criticó la facilidad con la que las seis potencias se afanan en ser demasiado generosas con Teherán, sin pedir demasiado a cambio. Estados Unidos y otros consideran la disminución de las sanciones económicas a cambio de la posible suspensión del enriquecimiento al 20%

En declaraciones antes de la reunión semanal de su gabinete, Netanyahu dijo el domingo que habló el fin de semana con los líderes de Estados Unidos, Rusia, Gran Bretaña y Alemania, a los que conminó a no apresurarse en la consecución de un acuerdo.

"Les pedí que lo retrasen y me alegra que lo hicieran. No me engaño, habrá un acuerdo. Espero que no sea un acuerdo a cualquier precio; uno bueno, no uno malo".

Insistió que Israel hará todo lo posible "para convencer a las potencias y los líderes mundiales a fin de que eviten un mal acuerdo".

Ruhani dijo que Irán es similar a otros países y "no estamos dispuestos a aceptar la discriminación, en absoluto".

"Hemos dicho a la otra parte que las amenazas, sanciones, humillaciones y la discriminación no producirán resultados", insistió.

En Ginebra, las negociaciones con Irán, que comenzaron el jueves, concluyeron sin acuerdo alguno ante las objeciones de Francia de que las medidas propuestas carecían del alcance suficiente para disminuir el programa nuclear iraní.

El canciller francés Laurent Fabius dijo a la radio France-Inter que su país no quiere ser parte de un "timo". No dio más detalles, pero al parecer Francia pidió mayores restricciones en el reactor que producirá plutonio cuando sea completado, y en el programa iraní de enriquecimiento de uranio.

Por su parte, el secretario norteamericano de Estado, John Kerry, afirmó que hubo un "progreso importante" sobre las diferencias que aún persisten.

Las seis potencias e Irán acordaron reanudar las negociaciones el 20 de noviembre.

Al término de las conversaciones, la jefa de la diplomacia de la Unión Europea, Catherine Ashton, mencionó que hubo "bastante progreso concreto" pero también "algunas diferencias".