Archivo

Robots se ponen a trabajar en la energía solar

10 febrero 2014 4:22 Última actualización 26 octubre 2013 9:57

 [Los robots ayudan a bajar el precio de instalación y mantenimiento de granjas de energía solar. / NYT ] 


 
Diane Cardwell
© 2013 New York Times News Service
RICHMOND, California.
 
En un patio polvoso, bajo el ardiente sol de agosto, Rover trabaja duro, levantando paneles solares de 20.4 kilogramos que estaban en una pila y colocándolos, uno por uno, en un riel de concreto. A unos metros de distancia, el compañero de Rover, Spot, se movía a lo largo de una fila de paneles, lavando la gravilla acumulada durante meses y pasándoles luego el limpiavidrios para secarlos. Sin embargo, a pesar del calor y la monotonía, ni Rover ni Spot sudaron o balbucearon alguna queja. Podrían haber seguido todo el día.
 
Ello se debe a que son robots, sorprendentes máquinas de baja tecnología, con las que una empresa emergente, llamada Alion Energy, intenta automatizar la instalación y el mantenimiento de granjas solares a gran escala.
 
La compañía, con sede en Richmond, California, trabajó casi en secreto hasta hace poco y está lista para usar sus máquinas en tres proyectos, en los próximos meses, en ese estado, en Arabia Saudí y China. Si todo sale bien, los ejecutivos esperan que puedan ayudar a bajar el precio de la electricidad solar para alinearlo con el de la producida con gas natural, reduciendo el costo de la construcción y el mantenimiento de las grandes instalaciones solares.
 
En los últimos años, el sector solar les ha exprimido costos enormes a las granjas en desarrollo, en gran medida bajando el precio de los paneles solares en más de 70 por ciento desde 2008. Sin embargo, con los precios casi tan bajos como dicen los fabricantes que pueden llegar, la industria pone atención ahora en buscar ahorros en otras áreas.
 
“Hemos estado en esta modalidad de realmente sólo centrarnos en el costo de los módulos en la última década en la industria, porque solían ser una gran parte de los costos del sistema”, notó Arno Harris, el director ejecutivo de Recurrent Energy, un desarrollador de granjas solares y presidente del consejo de administración de la asociación Solar Energy Industries. “Eliminar los costos de la planta física es un importante foco de atención mediante la eliminación de materiales y mano de obra”.
 
Los módulos bajaron para convertirse en 35 por ciento de los costos del sistema en 2013, en comparación con 53 por ciento en 2010; en tanto que la mano de obra, ingeniería y licencias aumentaron a 15 de nueve por ciento en el mismo periodo, según Greentech Media, la cual hace el seguimiento del sector.
 
Con todo y que la industria promueve las innovaciones, en gran medida, el montaje de los paneles en tierra había sido el mismo durante años, como un proceso adaptado de los conjuntos más pequeños para los techos, en los se usan rieles metálicos para sostener los paneles en posición. En un proceso caro, que lleva mucho tiempo, que puede exigir cientos de manos y millones de tornillos, los trabajadores limpian y emparejan el suelo, colocan postes metálicos y conectan los pesados módulos cubiertos de vidrio.
 
Una vez que están instalados los paneles, puede resultar costoso mantenerlos sin tierra ni vegetación que pueden bloquear la luz solar y reducir la producción. Con frecuencia, esa tarea corresponde a cuadrillas de trabajadores que caminan a lo largo de las filas de paneles que pueden extenderse kilómetros, para limpiar cada uno o cortar la hierba a su alrededor.
 
Varias compañías desarrollan o venden robots para auxiliar en la instalación o en la limpieza, incluida la suiza Serbot, la cual fabrica robots que pueden lavar ventanas de rascacielos tanto como los conjuntos solares.
 
Otra empresa emergente con sede en California, QBotix, desarrolló un robot que controla las operaciones de rastreo, movimiento a lo largo de un conjunto e inclinación de los paneles para seguir al sol y maximizar la producción. Obtener un 40 por ciento más de electricidad en cada panel de lo que se saca con un sistema de inclinación fija, dijo Wasiq Bokhari, el director ejecutivo de la compañía, permite que los desarrolladores construyan sistemas más pequeños y más baratos para cumplir los objetivos de producción de energía.
 
“El mercado solar es muy competitivo, y, literalmente, la gente se pelea por centavos por vatio, así es que al permitir una baja tan drástica en los costos globales de la planta de energía, estamos aportando mucho valor al mercado”, dijo.
 
Los sistemas se están instalando ahora en cinco granjas en Estados Unidos y Japón, y están programadas más antes del fin de año.
 
El sistema de instalación de Alion está diseñado para funcionar en terrenos irregulares, dijeron ejecutivos, por lo cual se reducen los costos de nivelación de hectáreas de suelo. Primero, una máquina usada para colocar banquetas y canaletas pone un largo riel de concreto. Una vez que está puesto, Rover, que se parece a un montacargas industrial, instala los paneles y los pega. Unos trabajadores conectan los paneles al sistema.
 
A Spot se lo puede controlar con un teléfono inteligente y funciona con batería solar. Rueda por los rieles bajo los paneles, rociándolos con agua y pasándoles un cepillo giratorio y el limpiavidrios. También tiene herramientas para quitar la vegetación del suelo.
 
La promesa de la automatización no es sólo para reducir el costo de la mano de obra, sino también para acortar el tiempo de construcción, en algunos casos, de seis a ocho meses a solo 12 semanas, lo cual también reduce la cantidad de tiempo en el que los desarrolladores estarían acumulando intereses sobre algún crédito, explicó Mark Kingsley, el director ejecutivo de Alion.
 
“Al igual que la mayoría de las industrias, cuando realmente haces un cambio perturbador en los costos, cambias los materiales y cambias el concepto del diseño”, notó Kingsley, quien fue director comercial del fabricante chino de paneles solares, Trina Solar y dirigió la unidad de robótica en ABB, un gigante suizo de tecnología para automatización y energía. “Y eso hicimos: cambiamos los materiales del acero al concreto, y cambiamos la metodología de manual a automatizada”.
 
La compañía ha atraído atención positiva de analistas. “Lo que es emocionante en Alion es que automatizaron todo el proceso”, notó Vishal Sapru, un gerente de investigación en energía y ambiente en la consultoría de negocios Frost & Sullivan, la que otorgó recientemente un premio a la innovación a Alion.
 
“Reduces la cantidad de días. Reduces la cantidad de trabajadores. Reduces la cantidad de ineficiencias que pudieran surgir al colocar estos paneles, y, luego, resulta en un enorme ahorro en los costos”.
 
Advirtió que no está claro qué tanto, precisamente, se ahorraría con la tecnología, la compañía dice que puede reducir los costos totales de instalación en 75 por ciento, mientras que empresas alemanas que hacen un trabajo parecido estiman que están más cerca de 50 por ciento, dijo Sapru. Sin embargo, señaló que cualesquiera que sean los ahorros, beneficiarían al sector y ayudarían a aliviar la presión de los precios que tienen los fabricantes de paneles solares.