Archivo

Ribéry, el discreto francés que reta a Messi y Ronaldo

06 febrero 2014 3:46 Última actualización 10 enero 2014 5:33

 [La productividad del jugador del Bayern Munich contra la figura mediática del portugués; este año el argentino parece lejos del premio / Bloomberg]


 
 

Ma. del Refugio Melchor S.
 
Cualquier equipo quisiera tenerlos en sus filas, por méritos propios fueron considerados los mejores futbolistas del planeta en el 2013, pero el próximo lunes 13 de enero sólo uno alzará el Balón de Oro y los perdedores se sentirán despojados.
 

Si sólo fuera por los títulos cosechados el ganador absoluto debería ser el discreto francés Franck Ribéry, quien obtuvo todos los trofeos disputados con el Bayern Munich. El volante todo terreno fue pieza fundamental para que su equipo ganara la Bundesliga, Champions League, Supercopa de Europa, Copa de Alemania y el Mundial de Clubes.
 
Cinco títulos en una sola temporada hacen pensar a Ribéry que puede conquistar su primer Balón de Oro. “Creo que tengo una gran chance. El equipo y yo rendimos muy bien en 2013”, dijo a la página oficial de su club.
 

El francés, un guerrero de las canchas que hace justicia a su mote de Scarface, tiene al portugués Cristiano Ronaldo como su gran rival porque se conceden pocas opciones al tercer implicado, el argentino Lionel Messi, quien sólo conquistó la Liga con Barcelona y estuvo afectado por lesiones.
 

Messi ganó cuatro veces consecutivas la distinción al mejor futbolista, una quinta sería inimaginable para el virtuoso zurdo. Así lo entendieron los votantes que deben decantarse entre la productividad de Franck Ribéry y el bagaje técnico de Cristiano Ronaldo, jugador individualista que destrozó todos los récords de goleo con Real Madrid, pero no ganó nada.
 
Como todo tipo de premiación, está sujeta a la polémica. Con grandes temporadas los jugadores Andrés Iniesta y Xavi Hernández no lo ganaron en la época de esplendor del Barcelona, Messi se los arrebató.
 
Autor de 69 goles en 59 partidos, Cristiano Ronaldo tiene un impacto mediático que le permitiría ganar muchos votos de los países pequeños. Otro factor que puede incidir en la elección que realizarán los técnicos, capitanes y periodistas de las 209 naciones afiliadas a la FIFA, es la postura de su presidente Joseph Blatter.
 
El suizo sostuvo un pleito con Ronaldo al afirmar que pasaba “mucho más en el estilista” que su gran rival Lionel Messi. El portugués contestó en su Facebook y en la cancha con tres goles que le dieron el boleto mundialista a su selección.
 
Blatter mostró su habilidad política, amplió el plazo de la votación y tuiteó sobre el triplete de Ronaldo contra Suecia: “Un desempeño fantástico de @Cristiano”. Ese gesto podría inclinar la balanza a favor del lusitano.
 
Cristiano ganó el Balón de Oro en 2008, después fue eclipsado por Messi y ahora peleará el trofeo con Franck Ribéry. El francés de 30 años ya ganó el título del Mejor Jugador Europeo del 2013, concedido por la UEFA.