Archivo

Revivirán el uso del Tren en Yucatán y Quintana Roo

12 febrero 2014 4:50 Última actualización 29 marzo 2013 7:47

 [Fotos: Yoisi Moguel]  Se trata del Tren Transpeninsular que comunicará a ambos estados y que dará servicio de carga y para pasajeros. 


 
Yoisi Moguel
 
Mérida, Yucatán.- Después de más de 2 décadas de estar abandonadas, las estaciones del ferrocarril de esta zona del país intentarán resurgir con el proyecto del Tren Transpenínsular, planteado por el gobierno federal.
 
Dicho Tren unirá a Yucatán con Quintana Roo y aumentará el potencial turístico y económico de esta región, mediante el transporte de pasajeros y de carga.
 
En medio de este ambicioso proyecto, de tomarse en consideración, contar con estaciones de ascenso y descenso de pasajeros en los lugares por donde pasaría el tren, Mérida, Tixkokob, Cacalchén, Izamal, Tunkás y Valladolid, será necesario la creación de nuevos espacios, ya que algunos no existen y a otros se les ha dado otra utilidad.
 
Según datos de la delegación de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes,  las estaciones de los municipios se dieron al gobierno del estado, y éste, a su vez, los ha asignado a diversos usos según sus necesidades.
 
El abordaje del tren que en sus tiempos de gloria tenía su base principal en Mérida,  donde se ramificaba las diferentes rutas de este medio de transporte que conectaba a Yucatán con el sureste y centro del país; actualmente, el edificio ubicado en la calle 55 entre 46 y 48, del centro de la ciudad, alberga la Escuela de Artes de Yucatán, mediante un comodato del Gobierno Federal al gobierno estatal que encabezó Víctor Cervera Pacheco.
 
De esa forma, las amplias salas que llevaban a los andenes fueron transformadas y el inmueble recuperó su belleza.
 
En la ruta del Tren Transpeninsular, de acuerdo con el convenio entre la SCT y el Gobierno de Yucatán, en la primera etapa del trayecto se incluirá a los municipios de Izamal y Valladolid, en tanto que en la segunda fase estará Tixkokob, Cacalchén y Tunkás.
 
Sin embargo, la línea que actualmente lleva el tren en su movimiento de carga, que tiene como destino final Punta Venado, Quintana  Roo, toca como puntos de paso  Tixkokob, Cacalchén, Izamal, Tunkás y Valladolid como último sitio del trazo en Yucatán.     
 
En el recorrido ferroviario el primer municipio es Tixkokob, donde el huracán Isidoro derrumbo la estación de trenes, dejando un amplio espacio que fue reutilizado como un pequeño complejo deportivo-cultural, realizado con inversión tripartita del programa 3 por 1 de la Sedesol en 2009.
 
En Cacalchén la terminal fue sepultada por el mismo huracán, y en 2005 la administración del gobernador Patricio Patrón Laviada construyó en su lugar un mercado municipal.
 


 

Beneficios a largo plazo
 

Sobre la ruta Eiter Vázquez Sosa aseguró que la inclusión de su municipio en el Tren Transpeninsular no traerá beneficio alguno, al menos en el corto y mediano plazo.
 
Cacalchén, subrayó, podría estar sólo como estación de paso, ya que hasta donde se conoce del proyecto para este municipio no contempla la subida o bajada de personas ni de mercancía.
 
Reconoció que aún siendo autoridad no conoce a exactitud los pormenores del proyecto del Tren Transpeninsular, sólo que contemplan ascenso y descenso de pasaje en Izamal y Valladolid.
 
Para Cacalchén, apuntó, este proyecto será de gran impacto, sobre todo si se prevé la llegada de pasajeros, ya que la gente de la población tendría la oportunidad de comercializar sus productos.
 
De ahí que propuso incluir a Cacalchén, Tixkokob y Tunkas como estaciones, a fin de convertirlos en centros distribuidores, expositores y de venta de las diversas artesanías y productos de las demás regiones del estado, por la cantidad de personas que se presume que utilizarán este transporte.
 
En Izamal el edificio de la antigua estación permanece cerrado, abandonado sin uso alguno, y poco conservado.
 
Este municipio, Pueblo Mágico de México, tiene una mejor infraestructura turística para ser considerado como lugar para pernota de los pasajeros algunas horas para recorrer el lugar.
 
Al llegar a Tunkas se observa el edificio del tren recién rehabilitado, para un proyecto que según la alcaldesa María Elena Domínguez Kú, impulsa el Conaculta mediante una inversión de 1.4 millones de pesos para convertirlo en un centro cultural para niños y jóvenes.
 

 

Algunos retos

Domínguez Kuh admitió desconocer la inclusión de su municipio dentro de la ruta del Tren Transpenínsular, y no consideró que su localidad reciba algún beneficio, porque sólo es considerado como camino.
 
En Valladolid la antigua terminal del tren está en el abandono, con poco uso, porque la escasa actividad que se da en el manejo de carga.
 
En ese tema, el presidente de la Coparmex Mérida, Nicolás Madahuar Boehm advirtió que en un principio el tren no sería autosustentable económicamente sólo con el servicio entre Mérida y Punta Venado, situación que llevará a depender del subsidio gubernamental.
 
Para la rentabilidad del proyecto, según detalló, en el mediano y largo plazo se tiene que volver a conectar con el centro de la República, por ser el punto donde se genera una inercia positiva para el movimiento de mercancías y pasajeros.
 
De dejarse este medio de transporte sólo entre el Caribe y Yucatán se quedaría aislado y no tendrá algún tipo de viabilidad, de ahí que se requiere tener conexión con el centro, inclusive con el istmo y con el puerto de Altura de Progreso, que es donde llega todo tipo de carga para luego repartirse al resto de la Península.
 
Madahuar Boehm agregó, que al ser el tren el segundo medio de transporte más barato, será necesario que se cuente con la infraestructura necesaria para recibir carga o turistas en las localidades que servirán de escala, como Tixkokob, Cacalchén y Tunkas, a fin de esos municipios se desarrollen y exploten turísticamente, sobre todo que al europeo le gusta convivir con la gente de la comunidad.
 
"Y una vez que se tenga un crecimiento en el transporte de carga, se harían algunos recorridos para el turismo, lo cual sería bienvenido sobretodo tomando en cuenta que la Riviera Maya y Cancún reciben millones de visitantes al año, por ello una mejor conectividad con Yucatán podría traer buenos beneficios", anotó.
 
El líder empresarial aseveró que en la Coparmex el proyecto está bien calificado, pero requiere considerar esa mezcla de viabilidad económica con conectividad para la parte turística.
 
De acuerdo con la SCT el volumen de carga, durante el 2012 se movió por tren en Yucatán  259,340 toneladas remitidas (que salieron de Mérida) y de 726,643 recibidas; que suman un total de 985,983 toneladas. El total de carga se trata casi en su totalidad de cemento, metales para construcción (varillas o vigas, por ejemplo) y combustóleo.